Con estos ejercicios puedes prevenir un infarto, ¡así proteges tu corazón!

Las enfermedades del corazón han sido la principal causa de muerte en el mundo durante los últimos 15 años. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la cardiopatía isquémica es la más frecuente. Esta se presenta cuando el flujo de sangre al corazón se reduce debido a un bloqueo de las arterias coronarias. Una obstrucción súbita y severa puede causar un infarto que puede resultar fatal.

Lo que influye

En las mujeres, los síntomas se manifiestan de manera diferente que en los hombres. Además, de acuerdo con el doctor Ramavathi Nandyala, cardiólogo del Hospital Metodista del Sur, de San Antonio, Texas, las mujeres tenemos menos probabilidades de sobrevivir a un ataque cardiaco que los hombres. Los buenos hábitos alimenticios y el ejercicio juegan un papel importante en la prevención de un infarto. El ejercicio cardiovascular fortalece tu sistema cardiovascular y es el que más calorías quema. Aquí te presentamos los mejores ejercicios cardiovasculares para fortalecer tu corazón que además te mantendrán en forma.

Natación

Es el ejercicio aeróbico más completo, pues trabaja la mayoría de los músculos del cuerpo. Es magnífico para evitar un infarto porque fortalece tu sistema cardiovascular sin dañar tus articulaciones, lo que a veces sucede con otros deportes.  También estimula la producción de sustancias químicas en el cerebro que mejoran tu estado de ánimo. Al nadar, quemas hasta 300 calorías en una hora a ritmo moderado, aunque influye también tu peso, y puedes hacerlo a cualquier edad.

Caminar

Una caminata es la forma más sencilla de ejercitarse y adecuada para personas de todas las edad. Si recién te inicias en el ejercicio puede ser la mejor opción para empezar. A tu corazón le encanta que lo  hagas porque se reduce el riesgo de que sufra un infarto. Caminar a paso rápido durante 30 minutos todos los días, disminuye la presencia de colesterol malo (LDL), que tanto afecta al corazón, y aumenta la del bueno (HDL). También incrementa la masa muscular y fortalece tus huesos.

Correr

Cuando corres, tu ritmo cardiaco se eleva y favorece una mejor irrigación sanguínea a todo tu cuerpo. El consumo de energía es mayor, por lo que quemas más calorías y puedes adelgazar con más facilidad. Para proteger a tu corazón y mantener tu bienestar, practica el running con medida. De este modo también evitas afectar tus articulaciones.

Andar en bici

No hay otro deporte que queme tantas calorías y, al mismo tiempo, te canse menos. Cuando pedaleas, no solo ejercitas los músculos de las piernas, sino también de los antebrazos, del pecho y del dorso. Esta actividad reduce la presión sanguínea, mejora la circulación de la sangre y aumenta el metabolismo basal.

Quienes no pueden correr por algún problema en las articulaciones o ligamentos, la mayoría sí pueden andar en bici. Es cuestión de consultar al médico para que lo autorice. Además, cuando lo practicas en pareja o en familia se vuelve más una diversión que un deporte.

Finalmente, no arriesgues tu vida. La práctica de estos deportes no solo te mantienen fuerte, también alivian el estrés. Así que ponlos en práctica con las debidas medidas: mantente hidratada, usa el equipo adecuado y descansa lo suficiente.

Este video te puede gustar