Esta es la clave para aprender a hacer push ups

Mi relación con los push ups no siempre fue tan buena como lo es ahora. De hecho, fue nula durante muchos años. Después de mucho tiempo de ser una fiel clienta en el gimnasio, era una vergüenza no saber hacer push ups. Podía escalar una cuerda sin usar mis piernas, nadar como si no hubiera un mañana y correr en declive aproximadamente una hora seguida. Finalmente, los push ups seguían siendo el ejercicio más difícil en el mundo para mí, hasta qué…

Entendí cómo funciona un push up

Para aquellas que, igual que yo, le tienen pánico a los push ups y piensan que nunca lo van a lograr, deben entender que nuestro cuerpo es una máquina que se adapta a las actividades que hacemos a diario. Lo que quiero decirte con este speech es que nunca lograrás hacer un buen push up si no lo practicas varias veces a la semana. Puedes ser una mujer muy fuerte, tener un core impresionante y aun así tu cuerpo no está acostumbrado a hacer push ups. Así es que esta es la verdadera razón por la que no te salen. Nuestro cuerpo tiene memoria. Si dibujas, tu cuerpo ha hecho conexiones neuronales especiales para ello. Esto también ocurre con tus habilidades para correr, hacer yoga y push ups.

Una forma sencilla de hacer un buen push up es empezar por un movimiento negativo. Me refiero a hacer el movimiento de la forma más lenta posible y quedarte en una posición por algunos segundos. De este modo tu cuerpo se acostumbrará al movimiento. Los push ups en negativo son sencillos de hacer, pero se requiere de fuerza para controlarlas. Un movimiento negativo pretende acostumbrar a tu cuerpo a entender cómo funciona el movimiento. Una vez que lo haces varias veces tu fuerza empezará a incrementarse y tu cuerpo creará nuevas fibras musculares para adaptarse al mismo.

 ¿Cómo hacer negative push ups?

  • Comienza en posición de plancha con los brazos y las piernas estirados y los hombros a la altura de tus caderas. Tu core debe estar completamente contraído.
  • Toma aire profundamente y a medida que exhalas baja tus codos junto con el resto de tu cuerpo hasta quedar a unos centímetros del suelo. Esto cuenta como una repetición. Cuando llegues a unos centímetros antes del suelo haz tu mejor esfuerzo por no colapsar. Incorpora tu cuerpo completamente al suelo al mismo tiempo. Es necesario que mantengas una posición negativa es decir al ras del suelo por seis u ocho segundos. Con el tiempo podrás hacer estos lapsos más largos.
  • Repite mínimo veces.

Lo más importante de este ejercicio es que controles el descenso de tu cuerpo. Mantén tu cadera derecha evitando que esta toque el suelo apenas comiences a bajar. Si esto te sucede quiere decir que tu core está muy débil y debes trabajar en él. Así mismo, cuida que tus hombros no se encojan hacia tus orejas, pues esto quiere decir que no tienes mucha fuerza en la espalda y debes trabajar en ella.

Arriésgate a intentarlo con el tiempo tu fuerza aumentará. Si no empiezas ahora te aseguro que nunca podrás hacerlas.

Este video te puede gustar