Consigue una cadera más flexible con estas posturas

Tener una cadera más flexible tiene muchos beneficios. Sin embargo, su flexibilidad puede verse comprometida por las horas que pasamos sentadas frente a la computadora, a la televisión o debido a cualquier otra actividad que te inmovilice. No te preocupes, estas asanas o posturas de yoga te ayudarán a que la flexibilidad en tu cadera regrese en cuestión de semanas.

¿Para qué te sirve una cadera flexible?

La cadera es una parte super importante de tu cuerpo. Es la que te brinda la mayor parte de estabilidad en las piernas y torso. La cadera ofrece un anclaje robusto a la cabeza del fémur y rodea toda la articulación con fuerte tejido conectivo. Por eso es que tiene anclados los músculos más fuertes del cuerpo, como los glúteos, abductores, etc. Por tanto, tener una cadera más flexible, te ayuda a obtener un mejor equilibrio, más fuerza y velocidad.

Malasana

Esta es una excelente postura para abrir tu caderas. Con esta postura relajarás y tonificarás los músculos de la zona. Para conseguirla, tienes que abrir tu compás al ancho de las caderas con los pies alineados con la misma. Separa las rodillas con tus codos para que adquieras mayor flexibilidad. Respira profundamente y mantén la espalda derechita y el abdomen dentro. Tus talones deben estar pegados completamente al piso. Junta las palmas de tus manos a la altura de tu pecho.

Uttanasana

Esta postura es ideal para estirar isquiotibiales, pantorrillas, los músculos de la parte posterior de las rodillas y para relajar hombros y cuello. Separa tus rodillas a lo ancho de tu cadera. Inhala y alarga la espalda busca que tu abdomen toque primero tus piernas para que después tu cara llegue a las rodillas. Si no tienes tanta flexibilidad, dobla un poquito las rodillas. Finalmente sujeta tus tobillos y jala lo más que puedas tu espalda.

Paloma

Esta es la mejor postura para darle más flexibilidad en la cadera, los glúteos y el piramidal. Para llegar a esta postura solo tienes que arrodillarte y llevar una pierna doblada delante del cuerpo. Lleva la otra pierna estirada hacia atrás y apoya las manos en el suelo a ambos lados de tu cadera, ahora mira hacia arriba y respira profundamente.

Prueba estas posturas y dime qué te parecieron.

Este video te puede gustar