5 señales que te confirman si estás exagerando en tus entrenamientos

No olvides que el descanso es uno de los pilares del éxito en el entrenamiento, así como una buena nutrición y un buen enfoque psicológico. Dejar de lado ese aspecto tan importante de tu salud es peligroso y puede afectarte más de lo que imaginas. Estas son algunas señales de que estás exagerando en tus entrenamientos.

Tu rendimiento físico está por los suelos

Hy que aceptar que todos tenemos días buenos y malos. Sin embargo, cuando los malos están demasiado presentes tenemos que aceptar que algo va mal. El estrés, el trabajo y los entrenamientos excesivos pueden acabar con tu rendimiento físico. Incluso hay veces que estás en la caminadora solo viendo el kilometraje con desesperación, mientras tu respiración llega a tope muy rápido.

No tienes fuerza ni velocidad

De repente un día no puedes hacer la misma cantidad de series ni sprints a velocidad en una carrera, natación o bicicleta. De hecho, vas de mal en peor en cada intento que haces. No te frustres, hay días en que el cansancio te hace malas jugadas. Lo único que necesitas es unas horas más de sueño y cuidar tu salud.

Dolor en músculos y articulaciones sin ejercicio al dormir

Más claro ni el agua, cuando te duele todo el cuerpo y las articulaciones como rodillas, codos, muñecas y tobillos es por que el esfuerzo que estás haciendo se está pasando de la raya. Es una señal de tu cuerpo que te pide a gritos que bajes la intensidad. El descanso repara las articulaciones, y si no das tiempo entre entrenamientos a que esto suceda puedes llegar a lesionarte gravemente.

Calambre y roturas musculares

De repente, al entrenar te dan calambres o incluso al dormir. Esta es una clara señal de deshidratación. Durante el ejercicio se requiere de una buena hidratación. La falta de minerales como potasio o magnesio, o no haber calentado al iniciar y terminar puede desencadenar estos molestos calambres. Cuida tu hidratación y recuerda calentar antes de comenzar cualquier ejercicio. Si los calambres persisten no sigas entrenando, tu músculo está presentando micro roturas que tardarán en sanar algunos días. Sí estás exagerando en tus entrenamientos, la recuperación podría tardar meses.

Bajos niveles de oxígeno en sangre

Es imposible saber a ciencia cierta cuándo tus niveles de oxígeno no son indicados. Sin embargo, hay ciertas señales que te dejan verlo. Por ejemplo: que tu pulso se sienta más acelerado de lo normal, o sientes palpitaciones y taquicardias. Aquí es cuando tu corazón está intentando llevar más sangre a los tejidos que demandan oxígeno. Esta señal no solo indica que estás exagerando en tu entrenamiento, si no también en tu dieta. Una anemia o un conteo bajo de hierro puede provocar que tu sangre no tenga el oxígeno que necesita.

Sé amable con tu cuerpo y descansa. Acude a un profesional si sientes que no lo estás haciendo bien del todo.

Este video te puede gustar