5 ejercicios para lucir unas piernas super sexys

Como amantes de zapatos, sabemos que para presumir nuestros tacones favoritos necesitamos tener nuestras piernas en forma. Por eso te compartimos estos cinco ejercicios super fáciles de hacer en casa para obtener piernas super sexys. Incorpóralos en tus rutinas y observa los cambios.

1. Sentadillas en tres tiempos

Estando de pie, abre tu compás al ancho de tus hombros. Sin despegar la planta de tus pies comienza a flexionar tus rodillas hasta formar un ángulo de 90 grados. Una vez que estés abajo marca tres subidas y bajadas muy chiquitas al tiempo que aprietas tu abdomen y tus glúteos. Controla el movimiento conforme vuelves a subir y no dejes de apretar tus glúteos.

2. Sentadillas con piernas abiertas

En esta ocasión abrirás tus rodillas mucho más hasta que las puntas de tus pies apunten hacia afuera. Una vez más trata de alcanzar un ángulo de 90 grados. Ahora vas a subir y bajar en movimientos cortos sin estirar por completo las rodillas. De esta forma trabajarás las partes internas y la grasa que queda depositada arriba de las rodillas. Así obtendrás piernas super sexys.

3. Puntas

Estando de pie y con los pies ligeramente separados apoya tu peso en las puntas. Después regresarás para apoyar tu talón. En este ejercicio es tu propio peso el que trabajará los músculos, pero obtendrás mejores resultados si antes de comenzar pausas brevemente para concentrarte en tensar cada uno de los músculos de tus piernas hasta tus glúteos, requiere bastante esfuerzo pero sube muchísimo la intensidad del mismo ejercicio.

4. Zancadas cruzadas

Ponte de pie abriendo tu compás a la altura de tus hombros. Ahora estira tu pierna derecha hacia atrás cruzando al lado izquierdo y baja hasta formar un ángulo de 90 grados. Controlando el movimiento, regresa a tu posición inicial. Ahora realizarás el mismo movimiento pero con la pierna izquierda. Lo importante de este movimiento es marcar perfectamente el ángulo de 90 grados.

5. Desplantes laterales

Ahora abre tu compás lo más que puedas y comienza a cambiar tu peso de una pierna a otra. Flexiona la rodilla derecha y lleva tu torso hacia ese lado, ahora alterna con la rodilla izquierda. Baja tanto como puedas y hazlo con calma para evitar lesiones.

Este video te puede gustar