Rejuvenecimiento con luz pulsada: lo que hay que saber

Tener un rostro luminoso y hermoso es posible gracias a diversos tratamientos, como el de luz pulsada o fotorejuvenecimiento facial, que le devuelve lozanía y elasticidad al cutis. También te ayudan a tener un tono de piel más uniforme y a que se renueven las fibras de colágeno y elastina. Estas dan soporte a la epidermis, por lo que tu rostro luce más definido y tonificado. Te contamos lo que la luz pulsada puede hacer por tu belleza.

Qué es la luz pulsada

La luz pulsada es una fuente luminosa intensa que se aplica en la piel por medio de un aparato que emite disparos de luz de diferente intensidad. Antes de aplicarla, es preciso hacerse una prueba de sensibilidad para asegurarse de que la epidermis no sufrirá ninguna reacción adversa. Por lo general, la aplicación es muy segura, pero debes acudir con expertos para evitar una quemadura. Antes del tratamiento es preciso aplicar una crema despigmentante que hará más efectivo el tratamiento y se protegen los ojos. También es necesario que después del tratamiento, protejas tu rostro con un bloqueador con FPS 50 para evitar manchas y el riesgo de sufrir cáncer de piel.

Beneficios

Los tratamientos con luz pulsada son muy efectivos para darle un tono uniforme a la piel, para eliminar manchas cafés producidas por el sol o por acné. También para afinar y suavizar los poros y para alisar líneas de expresión poco profundas. Además, ayuda a mejorar la textura de la piel para darle un aspecto lozano y terso.

Contraindicaciones

En realidad es un tratamiento muy seguro, pero debes consultar a un dermatólogo antes de realizarte cualquier procedimiento estético, principalmente cuando se utilizan agujas, enzimas, láser o luz pulsada. Se recomienda después de los 30 años, aunque si padeces acné severo o rosácea está contraindicado. Tampoco se puede realizar en mujeres que estén bajo tratamientos de radiación o quimioterapia ni a personas con fotosensibilidad o cáncer de piel.

Este video te puede gustar