Tratamientos naturales para aliviar la piel quemada por el sol

La piel quemada por el sol se daña tanto que el cuerpo comienza a perder sales minerales y agua. Las quemaduras por el sol resultan ser dolorosas dejando marcas en la piel. Evita exponer tu piel a los rayos solares. Estos penetran la epidermis hasta quemarla por completo. ¡No te expongas más! Cuida de la salud de tu piel.

Baños con agua fría

Las primeras horas a la exposición solar son las más dañinas. Un tratamiento natural para refrescar el área quemada son los baños con agua fría. Deja caer el agua sobre la piel para que disminuya el ardor. También, las compresas de agua fría son otra opción para tratar la piel quemada por el sol.  Solo sumerge una toalla o trapo en agua fría y ponlo en la zona afectada. Bebe constantemente líquido porque tu cuerpo se deshidrata tanto que necesita abundantes cantidades de agua.

Té de manzanilla 

¿Pensabas que la manzanilla solo sirve para los dolores estomacales? Pues no es así, la manzanilla también sirve para calmar el ardor y dolor de las quemaduras. Hierve agua y coloca una bolita de té de manzanilla o una cucharada de flores de manzanilla directamente. Moja con el líquido una toalla, trapo o tela de algodón y pásala con mucho cuidado sobre la piel quemada por el sol. ¡Sentirás mucho alivio! Evita frotar.

Vinagre de manzana 

El vinagre es una de las mejores opciones que tienes para sanar esas quemaduras por el sol, además de aliviar el dolor, te ayuda a prevenir la descamación y las ampollas en la piel. Sobre un refractario revuelve agua con el vinagre a partes iguales. Ojo, es importante que lo diluyas, de no hacerlo, podrías lastimarte. Nuevamente toma una toalla y remoja, después coloca 15 minutos sobre la piel dañada. Repite este procedimiento varias veces hasta que sientas mejoras.

Antes de exponerte al sol utiliza protector solar, siempre. Platícanos qué otros remedios conoces para las quemaduras solares. ¿Tú qué haces?

Este video te puede gustar