Tratamientos de belleza que no se llevan con tu embarazo, ¡cuídate!

A muchas mujeres nos llama la atención los tratamientos para conservar nuestra belleza. Ya sea una mascarilla, la última crema antiarrugas o cualquier otro producto. Sin duda, cada uno actúa de diferente manera en cada una de nosotras. Es importante saber que hay ciertos tratamientos que de plano no se llevan contigo mientras estás embarazada. Ante todo, debes cuidar de tu salud y la de tu bebé. Toma nota.

Por qué no se llevan con el embarazo

Los médicos aseguran que hay una serie de tratamientos que es mejor no practicar durante el embarazo para cuidar tu salud, pero principalmente por la de tu bebé. Estos tratamientos podrían causar alteraciones en tu sistema circulatorio, contaminar de toxinas tu sangre y afectar al bebé. También pueden dificultar la fijación del embrión en el endometrio y causar un parto prematuro.

Ácido hialurónico

El facial de ácido hialurónico se aplica para eliminar arrugas y líneas de expresión. Sin embargo, es mejor no utilizarlo durante el embarazo, sino hasta después. Este es otro de los tratamientos que no se llevan para nada durante el embarazo.

Bótox

Es de los que tienen más demanda entre los tratamientos estéticos. La toxina botulínica ayuda a eliminar de manera temporal las líneas de expresión. Al inyectarlo en la piel, el músculo se contrae y se impide que se forma la arruga. El efecto dura de cuatro a seis meses. Antes de realizar el tratamiento, sería mejor que le preguntes al médico si es seguro. Este podría alterar el crecimiento de tu bebé.

Peeling químico

Es una exfoliación química que ayuda a mejorar la textura de la piel. Casi siempre se aplica en el rostro. La sustancia química que se aplica elimina las capas superficiales de la piel. Así se desprenden las células muertas y se estimula la regeneración de la piel que tiene una textura suave. No obstante, los químicos podrían alterar el desarrollo del embrión.

Con láser

Practicarse un tratamiento con láser conlleva el mismo riesgo que una cirugía abierta, puesto que incluye dolor, sangrado y cicatrices. Lo bueno es que en el tratamiento con láser la recuperación es rápida. El láser se encarga de tratar un tejido de manera directa y segura. Lo mejor será que consultes con el médico antes de poner en riesgo tu salud o la de tu bebé.

Este video te puede gustar