Tratamiento de queratina: voluminiza, alacia y dale más brillo a tu cabello

¿Te gustaría lucir un cabello voluminoso pero sin que sea muy encrespado? La respuesta es… ¡tratamiento de queratina! Y no solo eso, también ayuda a alisar y a darle más brillo a tu cabello de manera inmediata. Existen tres tipos de tratamientos de queratina y son: con formol, sin formol y líquido. Yo quiero explicarte en qué consiste cada uno para que aprendas cuál te va mejor según tus necesidades capilares. De este modo podrás deshacerte del cabello encrespado, lleno de frizz y sin vida. ¡Comenzamos!

Con formol

Un tratamiento de queratina que sí funciona pero es el menos recomendado por cuestiones de salud. Sucede igual que con tintes de cabello, algunos contienen formol y otro nos. ¿Cuál es la diferencia? La diferencia es que el formol es una sustancia química tóxica que produce efectos secundarios. Estos pueden ser dolores de cabeza, mareos, náuseas y vómito y aunque es poco probable, nunca se sabe si serás víctima de los efectos secundarios.

Sin formol

Una opción menos peligrosa del tratamiento de queratina, incluso puede ser aplicado en mujeres con lactancia o embarazadas. Su función es reestructurar por completo tu cabello, nutriéndolo y recuperando todo el daño ocasionado por el sol, la contaminación y las herramientas de calor, como la plancha o la secadora. Además, proporciona más volumen y brillo a tu cabello, y contribuye a repararlo intensamente de las puntas abiertas y el frizz.

Líquido

Esta presentación del tratamiento de queratina es la más fácil de usar. De hecho, es la más cotizada en los salones de belleza. Se trata de un pulverizador que alisa tu cabello mientras lo repara y lo nutre profundamente. Esta ventaja vuelve obsoletos a los anteriores tratamientos. Sin embargo, es la opción más costosa del mercado pero que vale la pena probar.

Este video te puede gustar