Toalla desmaquillante: pros y contras

La toalla desmaquillante es un invento glorioso para retirar el maquillaje de tu cutis de manera rápida cuando llegas cansada a casa. A mí también me ha pasado y me he arrepentido de quedarme con el maquillaje. Me da tanta flojera desmaquillarme, que me duermo con el maquillaje. Al día siguientes, veo en el espejo un rostro lleno de sebo y con granos inflamados. Por eso digo que una toalla desmaquillante es una gran salvación. Sin embargo, no todo es maravilloso pues a pesar de sus grandes pros también tiene sus contras. Así que antes de impresionarte por dicho producto, es mejor que leas esto.

Pros

  • Es muy práctica: Lo mejor de la toalla desmaquillante es su fácil modo de uso. Solo la pasas por tu rostro y el maquillaje ¡desaparece! No te toma ni diez minutos removiendo tu maquillaje ni gastando bolas de algodón.
  • Puedes llevarla a todos lados: Es pequeña y cabe en cualquier bolsa. Puedes llevarla en tu bolso, maleta, mochila, etc.
  • Necesitas agua tibia para activarla: Para que su efecto funcione, remoja la toalla con agua tibia y ¡ya! Está lista para usarse en todo tu rostro.
  • Elimina todo tipo de maquillaje: Ya sea maquillaje a base de agua o de aceite, la toalla desmaquillante no tiene barreras.
  • Es reutilizable: Tan solo debes enjugarla, secarla y guardarla para la próxima ocasión.

Contras

  • No es apta para piel sensible: Ya que la textura de la toalla puede irritar la piel.
  • No limpia a profundidad: Solo remueve el maquillaje pero no limpia como lo haría un desmaquillante normal. Para ello, tendrás que completar tu rutina de belleza.
  • No tiene hidratantes: Simplemente es una toalla y ya. No contiene vitaminas, nutrientes o hidratantes para tu rostro como lo hace un desmaquillante normal.
  • Tienes que lavarla super bien: De no ser así podrías provocar imperfecciones en su próximo uso.

Este video te puede gustar