¡Te la vas a querer comer!, mascarilla de chocolate, yogur y miel

El sueño de todas nosotras es tener una piel humectada, suave y de buena apariencia. En el mercado hay muchas mascarillas que funcionan para diferentes situaciones. Son buenos productos, pero a veces no están al alcance de nuestras posibilidades. Tranquila, tú puedes hacer tus propios remedios de belleza. Por ejemplo, esta deliciosa mascarilla de chocolate.

Cutis perfecto

Para tener la piel que tanto deseas, es fundamental llevar un estilo de vida saludable. Una alimentación balanceada es el paso más importante para nutrir tu cuerpo desde adentro. Por fuera puedes apoyarte de otros métodos y lograr tu objetivo. No olvides que mimarte de vez en cuando resulta muy favorable para tu salud. La mascarilla de chocolate es increíble, pues no necesitas tantos ingredientes para su preparación, y lo mejor… ¡Es deliciosa!

Beneficios de tu mascarilla de chocolate

Esta mascarilla es ideal para proteger tu piel en la época de frío. Sin embargo, puedes usarla en cualquier momento para mantener tu cutis hidratado.

  • Cacao. Está lleno de antioxidantes que combaten el daño causado por el sol. También proporciona lo necesario para prevenir el envejecimiento prematuro.
  • Miel. Ingrediente famoso en los productos de belleza gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Además, suaviza la piel y sirve para la cicatrización y la regeneración.
  • Yogur. Contiene ácido láctico, que ayuda como exfoliante natural en la piel. También posee cinc, que facilita la eliminación de manchas en la piel y reduce la apariencia de los poros dilatados.

Preparación

  • 15 gramos de cacao molido.
  • 1 cucharada de miel.
  • 1 cucharada de yogur (sustituir por aceite de almendra si la piel es muy seca).

Mezcla el cacao molido con la miel y el yogur hasta conseguir una mezcla homogénea. Antes de aplicar la mascarilla en tu rostro, límpialo con agua tibia. Seca tu piel y aplica de manera uniforme la mascarilla de chocolate, cuidando que no entre en los ojos. Deja que repose por 20 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Seca y aplica tu crema hidratante.

Este video te puede gustar