Sugaring wax: la depilación más natural con receta y resultados

La depilación es una parte indispensable en la rutina de belleza de muchas mujeres. No obstante, escoger el método correcto para que dure más de una semana suele ser un gran reto. En mi caso lo intente todo: desde cremas depilatorias hasta algo de depilación láser. Soy una mujer de piel super sensible, por lo que encontrar un método de depilación eficiente realmente fue un problema. Buscando en Internet encontré algunas reseñas del sugaring wax.

¿Qué es el sugaring wax?

Ya que en estos días esta tan de moda volver a lo natural y no usar químicos, muchas chicas están recurriendo a este método tan antiguo. El sugaring wax es la depilación a base de azúcar. Se dice que es el método que Cleopatra usaba para depilarse. Al ser un método natural, es seguro para todo tipo de pieles. Este se ha vuelto tan famoso que se han abierto algunos lugares que se especializan en su aplicación. Cuando leí todos los beneficios de este tipo de depilación quedé encantada con la idea. Después de todo, este producto para depilar se puede hacer en la comodidad de tu hogar, no tiene químicos y es sumamente económico. Por lo que decidí intentarlo…

La receta

  • 1/4 de taza de agua
  • 1/4 de taza de jugo natural de limón
  • 1 taza y media de azúcar.

Hacerlo es super sencillo, solo tienes que mezclar todos los ingredientes y dejar cocinar de 5 a 7 minutos. Ten cuidado el azúcar caliente quema. Por otra parte, debes revolverlo de vez en cuando para comprobar su consistencia. Una vez que adquiera un tono parecido al de la miel, es hora de retirar del fuego. Para que este no se pegue a tu cacerola consigue un vaso de vidrio, caliéntalo a baño María y una vez que tu pasta depilatoria esté un poco más tibia pásala al recipiente de vidrio. Nunca intentes verter la mezcla cuando esté hirviendo, pues si recipiente de vidrio no está caliente puede explotar y lastimarte. En realidad me resultó muy fácil y rápido llegar a la consistencia deseada. Después de hacer la mezcla decidí a usarla.

Los resultados

El método es super sencillo, tienes que usar un abatelenguas o un cuchillo metálico para untar en tu piel la pasta de azúcar. Siempre debes tocar con tu dedo la mezcla para asegurarte de no causar quemaduras en tu piel. En realidad, la pasta quema terriblemente, yo lo hice mal un par de veces y conseguí unas ligeras quemaduras. Así que te recomiendo ser muy prudente al aplicarla sobre tu piel. Se unta en sentido contrario al vello y se retira en el sentido de su crecimiento. Con mucho cuidado logré aplicarlo en algunas zonas de mi pierna para asegurarme de su efectividad. Jalar la pasta es algo incómodo. Además se cristaliza muy rápido, por lo que debes de apurar el paso para lograr buenos resultados. Al revisar el área donde depilé note que aun había algunos vellitos pequeños.

En conclusión

Lidiar con la pasta de azúcar fue bastante difícil. Los resultados no son del todo buenos pero supongo que también debes practicarlo un par de veces más para dominarlo. Esta técnica no es una buena opción para las chicas que no les agradan los DIY. Ya que ante todo la experimentación es necesaria para lograr un buen resultado. Es una opción más natural y, de hecho sí, duele menos. Sin embargo, también las ceras comerciales ofrecen resultados similares a los del sugaring wax.

Este video te puede gustar