Soluciona tus errores de maquillaje de la mejor forma

¿Quién dijo que maquillarse era tarea fácil? No solo es pasar la esponja por tu rostro y mágicamente estás lista. Todas alguna vez hemos cometido errores con nuestro maquillaje y a veces no los hemos solucionado de la mejor manera.  Ya no más. Soluciona tus errores de maquillaje de la mejor forma con estos consejos. Así no tendrás que empezar de cero.

Color incorrecto de corrector

 ¿Eres de las que piensan que mientras más claro sea el corrector más corregirá las imperfecciones? Entonces estás muy equivocada, pues no hay nada peor que arruinar tu maquillaje aplicando un corrector demasiado claro. Simplemente no va con tu tono de piel. Lo peor es que luce muy falso y se nota a leguas. Para evitar que vuelva a suceder debes elegir un corrector que sea apenas dos tonos más claro que tu cutis, no más claro.

Cejas mal maquilladas

Unas cejas mal maquilladas o con exceso de maquillaje son un gran foco rojo en tu maquillaje. El objetivo de maquillar tus cejas no es para exagerar tus facciones, sino para enfatizar tu mirada. Por este motivo es mejor elegir un tono marrón dos tonos más intenso que tu tono de piel. Si has delineado tus cejas de un tono demasiado oscuro utiliza un cepillo para cejas en espiral para peinar tus cejas hacia arriba y difuminar el color. Así perderá la intensidad y tendrás una apariencia más natural.

Exceso de blush en tus mejillas

No eres la única, a muchas mujeres se les ha pasado la mano al aplicar su blush y el resultado final son unas mejillas muy sonrojadas. Al final hay dos opciones, desmaquillar tu rostro para volver a empezar o aplicar más polvo y lucir una cara como enharinada. ¡Olvídalo! Utiliza una brocha grande para aplicar un poco de polvo compacto ligeramente sobre todo tu rostro. Después, vuelve a pasar la brocha ya sin aplicar más polvo compacto sobre la zona del rubor. De esta forma lograrás emparejar el color logrando un acabado natural.

Delineado disparejo

¿A qué mujer no le ha sucedido? El delineado disparejo es uno de los errores de maquillaje más comunes de todos. Para evitar el estrés, la frustración y el odio hacia el delineador, opta por una mejor solución. Consiste en remojar la punta de un hisopo con agua micelar o desmaquillante de ojos y limpiar los bordes disparejos de tu delineado para perfeccionar la línea.

Este video te puede gustar