Si estás a punto de flotar de lo grandes que tienes las bolsas bajo los ojos, necesitas estos remedios

Por lo general, la mayoría de las mujeres le da importancia a la aparición de las ojeras, que suelen ser la muestra de que no están durmiendo bien o de que están agotadas. Pero hay otra cosa que las delata: las bolsas bajo los ojos. Si estás a punto de flotar de tan grandes que tienes las tuyas, sigue al pie de la letra nuestros remedios caseros.

Té de manzanilla

Este es uno de los remedios naturales más comunes. ¿Por qué? Porque el té de manzanilla contiene ácidos orgánicos, como el ácido salicílico, que tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas. También contiene flavonoides, que son pigmentos naturales que protegen al organismo de los daños causados por los oxidantes, como la contaminación ambiental y los rayos ultravioleta. Además, proporcionan un antioxidante que impide la acción de los radicales libres, que son los que contribuyen al envejecimiento de la piel. ¿Qué tienes que hacer? Pon dos bolsitas del té a calentar. Luego déjalas enfriar hasta que la temperatura sea agradable para la piel. Cierre los ojos y coloca una bolsita en cada. Deja reposar por 10 minutos. También puedes preparar un té con solo una bolsita. Deja enfriar el agua y aplica el líquido con ayuda de una bolita de algodón.

Claras de huevo

Las claras de huevo tienen varios nutrientes que ayudan a hidratar, dar firmeza y tonificar la piel. Le dan elasticidad y luminosidad. Como el té de manzanilla, tiene propiedades antiinflamatorio. ¿Qué tienes que hacer? Bate la clara de un huevo hasta que quede espesa. Con ayuda de un pedazo de algodón, aplica la mezcla en tu rostro, que previamente debes lavar con agua tibia y jabón neutro. Deja actuar hasta que la mezcla esté seca. Finalmente, enjuaga con agua tibia.

Otros cuidados

Además de usar los remedios naturales, lleva un estilo de vida saludable. Toma en cuenta los siguientes consejos:

  1. Reduce el consumo de la sal. Ésta hace que tu cuerpo retenga más agua de lo normal y, por lo tanto, te sientes hinchada.
  2. Parpadea más. Sí, y aunque suene raro. Durante las fases profundas del sueño parpadeamos más de lo normal Por si no lo sabías, el parpadeo tiene una finalidad: mantener hidratados los ojos. Pero si no duermes lo necesario, los ojos no se recuperan adecuadamente.
  3. Hidrátate. No consumir agua ocasiona la aparición de las bolsas bajo los ojos, las cuales llegan con la resequedad de la piel. Al menos, consume dos litros de agua al día.

Este video te puede gustar