5 señales de que no estás manifestando tu belleza en todo su potencial

Todas sabemos lo difícil que es equilibrar el estrés de la vida cotidiana con el cuidado de nuestra salud y belleza. Requiere un verdadero esfuerzo despertarse temprano, realizar nuestras tareas cotidianas, llegar cansada a casa y seguir con nuestra rutina de belleza. Es por esas presiones que podemos descuidarnos. Sin embargo, actualmente existen muchas opciones simplificadas que se adaptan a cada una de nuestras necesidades. Determina si hay un punto en el que debas dedicarle atención a tu belleza.

1. No recuerdas el último cumplido que te hicieron

No se trata de levantarte a las dos de la mañana a arreglarte para gustarle a los demás. Solo recuerda los pequeños detalles que resaltan tu belleza. Un nuevo color de lipstick o de tinte, una nueva combinación de tu ropa, unos zapatos nuevos o quizás simplemente un nuevo peinado. Considéralas pequeñas medidas para cuidar de ti misma y levantar tu confianza.

2. Ya olvidaste la última vez que comiste verduras

Se entiende que cocinar es realmente cansado y no es fácil hacerlo diariamente, pero si ya eres buena amiga del repartidor de pizzas, es indicativo de que tu dieta no está muy balanceada. Comer sanamente es vital para cuidar tu belleza, pues los nutrientes afectan directamente la calidad de tu piel y tu salud. Verdaderamente somos lo que comemos.

3. Te la vives en el pasado

Si bien es bueno atesorar los momentos valiosos de nuestro pasado, no es nada saludable perdernos del presente por seguir aferradas a lo que dejamos atrás. Hay que saber adaptar nuestra apariencia a la etapa de nuestra vida actual. Esto implica hábitos, cuidado de la piel, del cabello y decisiones al vestir. No digo que te vistas como una jovencita por siempre, solo que actualices tu imagen constantemente. La imagen es dinámica por lo que no debes dejarla estancada.

4.  Todo tu clóset es igual

Si compras muchas veces la misma prenda para no tener que pensar qué usar, te pierdes la oportunidad de experimentar con tu guardarropa y mantener fresca tu imagen. Si usas las mismas siluetas y colores, lo único que vas a provocar es que parezcas retrato. La solución no es tirar todo tu guardarropa. Mejor deja ir aquello que ya no te quede o esté dañado y comprométete a ir comprando poco a poco prendas bien pensadas que te favorezcan en colores nuevos. Verás el cambio más rápido de lo que imaginas.

5. Tu piel se está descamando

Si al rascarte te sale un polvito blanco, significa que tienes la piel tan seca que se cae. Eso es señal de que tu piel le urge un montón de humectación y que la has descuidado por demasiado tiempo. Descuidar tu belleza es solo un indicativo de que estás olvidando lo hermosa que eres. Esto no es tema de vanidad, es de amor propio. Busca los productos que, siendo realistas, puedas usar diariamente en tu piel. Luego sé disciplinada con tu rutina hasta convertirla en hábito. Verás lo diferente que te sientes al cuidar de ti misma.

Este video te puede gustar