S.O.S: cómo reparar una uña rota en un dos por tres

La peor pesadilla que todas podemos experimentar, es tener una uña rota. Peor aún si eso sucede justo cuando nos acabamos de hacer una manicura, tenemos una cita importante o por el simple hecho de que nos gusta ver largas nuestras uñas. Tranquila, quiero compartirte unos truquitos que te ayudarán a solucionar ese problema en poco tiempo.

Uñas postizas

Puedes recurrir a las uñas postizas para proteger a la uña rota. Guarda la calma, compra un paquete de uñas postizas y pega la uña sintética al dedo que sufrió el percance. Una vez que haya secado, asegúrate de limarla para que quede del tamaño de las demás y si quieres píntala. Procura no llevarte los dedos a la boca para no dañar tus uñas.

Filtro de café

Para reparar una uña rota también puedes usar un trocito de filtro de café. Antes de pegar el filtro a tu uña, límpiala bien para que no haya residuos o suciedad en ella. Corta el trozo del tamaño que lo necesitas (si no tienes filtro, usa una bolsita limpia de té). Para pegar el pedazo de filtro a tu uña, coloca una capa de base transparente y encima coloca el papel. Deja que seque por completo y luego si quieres pinta tu uña.

Esmalte en gel transparente o pegamento

Hay pegamentos tan resistentes que funciona perfecto para reparar cualquier uña rota. Sin embargo, en la actualidad también existen productos especiales para las uñas quebradas. Elige el que más te convenga y aplica una gota del producto en tu uña para que se pegue. Solo funciona cuando la fisura es pequeña. Si ya es muy pronunciada, lo mejor será que la cortes.

¡Córtalas!

Si después de intentar todo notas que tus uñas siguen estando frágiles, lo mejor será que las cortes por completo. Aplica un ajo para fortalecerlas o barniz de ajo. También considera tener una buena alimentación, así como no usar tus uñas para actividades para las que no fueron hechas.

Este video te puede gustar