Reglas de oro para cuidar la piel de las teens

Cuidar la piel es importante sin importar la etapa de la vida en la que nos encontremos. Erróneamente, hay quienes piensan que hasta llegar a la edad adulta debe comenzar el cuidado. ¡Incorrecto! La atención que necesita, debe dársele desde la pubertad. Si eres una chica teen o tienes una hija en esta etapa, esto te interesa de verdad.

Piel adolescente

En esta etapa vemos la piel tan radiante y hermosa, que no creemos necesario darle una ayudadita. Sin embargo, es mejor hacerlo, antes de que sea demasiado tarde. Todo lo que hagas para cuidar la piel desde teen, determinará su aspecto futuro. Considera que puedes ayudar mucho a reducir el impacto del sol o el acné.

¿Qué tipo de piel tienes?

Lo más importante para empezar es saber las características de tu piel. Aunque parezca que todas tenemos el mismo tipo, no es así. La piel grasa, se caracteriza por sentirse aceitosa todo el tiempo. Incluso aunque no estés sudando, notas tu piel con grasita. La mixta se siente grasa en la zona T y en seca en las mejillas. En el caso de la piel seca, se percibe áspera y escamosa. Incluso aunque tomes litros y litros de agua, pareciera que el agua no hace efecto. Una vez que sabes eso, debes elegir los productos adecuados. Así tu piel obtiene lo necesario y no la dañas. Si no tienes idea de cuál es tu tipo de piel, acude con el dermatólogo para que te oriente.

Rutina de limpieza

Es recomendable usar una crema hidratante ligera con filtro solar. Así evitas el daño de los rayos solares y previenes el cáncer de piel. Todos los días, es necesario usar gel limpiador, tónico facial y crema antiimpurezas. Así evitarás los molestos granitos. Si de verdad quieres que tu cutis se vea impecable, haz la misma rutina día y noche. Es mejor si evitas el uso de makeup, pues de no limpiarlo de manera correcta irá tapando los poros y aparecerán los molestos brotes de acné.

Como puntos extra, evita tener cabello en la cara, pues eso incrementa la posibilidad de tener acné.

Este video te puede gustar