Productos de belleza que JAMÁS debes prestar si no quieres contagiarte de herpes

Nuestras amigas o hermanas son grandiosas con nosotras y eso nos hace querer compartir con ellas muchas cosas. Experiencias, secretos, comida e incluso el makeup. Parece algo inocente y lleno de amor, pero ¿sabías que puedes contagiarte de herpes al compartir tus cosméticos? Es mejor que sepas qué no debes compartir, por tu propio bienestar y el de tus amigas.

No importa si es familia o amiga

Tenemos la idea de que los seres que amamos no pueden contagiarnos nada. Sin embargo, es lo mismo que con las ETS. Podrás amar a alguien, pero eso no significa que el amor te haga inmune al contagio. Recuerda que todas tenemos virus y bacterias que pueden pasar de una persona a otra. Podrías contagiarte de herpes al hacer caso omiso a estas sugerencias.

Para los ojos

No importa si es rímel o delineador, jamás debes compartirlos. Considera que uno de los problemas más comunes en los ojos es la conjuntivitis. Hay casos en los que no se nota y si prestas tus productos, podrían pasarte la infección sin que estés enterada. Lo mismo sucede con las sombras para los párpados.

Cremas o productos en frascos

Resultado de imagen para beauty cream gif

Algunas cremas ofrecen la facilidad de servirlas gracias a su envase de tubo. Lo malo es cuando las cremas o aceites vienen en frascos en los que debes meter la mano, pues el contagio es más probable. Al meter tu mano, introduces virus y bacterias al producto. Ahora imagina si además de ti, otras personas toman el producto. Sin duda será un banco de bacterias ahí. Si no quieres llevar bacterias a tus productos, opta por usar una cuchara en lugar de tus dedos.

Para los labios

Una de las cosas que más se comparte entre amigas o familia es un labial. Que porque se te olvidó, porque te gusta el tono que tiene tu amiga, en fin. Motivos son muchos, pero el riesgo es el mismo. Si tu amiga tiene herpes simple, podría contagiarte y después notarías los molestos fuegos en tu boca.

Brochas o esponjas

Es muy fácil que las esponjas o las brochas guarden bacterias y por consiguiente se origine una infección. Para evitar eso, es recomendable lavar ambas piezas al menos una vez a la semana con un jabón especial.  Debes dejar que sequen bien, pues la humedad ayuda a que los virus se propaguen.

Este video te puede gustar