Probé no depilarme tres semanas y :O esto fue lo que pasó

Harta de la rutina de depilación que había seguido en las últimas semanas, decidí animarme a hacer un experimento. No depilarme por tres semanas. En realidad no me encontraba tan convencida de ello, sin embargo quería probar si depilarme es algo que me hace feliz o me produce algún beneficio. Así que te voy a contar esta extraña experiencia.

Cuenta cuántas veces te depilas

¿Por qué decidí dejar de depilarme? Tendré que remontarme seis meses atrás cuando comencé a nadar. Pues como imaginarás la rutina de depilación es super importante cuando practicas natación. La línea de bikini es algo que no retocaba tan a menudo, ya que no tenía por qué. Así que probé todos los tipos de depilación que existen en el mercado: cera caliente, fría, crema, rastrillo, etc… En fin el ritmo de vida que llevo algunas veces es tan rápido, que tenía que llegar corriendo del trabajo a depilarme para irme a clase de natación en solo 10 minutos. Lamentablemente con tan poco tiempo casi siempre recurría al rastrillo. Así que un buen día no tuve esos 10 minutos para depilarme, pero sí quise ir a nadar, así que me fui de esa forma.

Sí el mundo no te dice nada…

Después de salir con mucha pena de las regaderas hacia la alberca a la cuál me metí corriendo, me di cuenta de que nadie notaría si estaba depilada o no. Siguiendo este razonamiento quise probar si alguien alguna vez me haría un comentario. Así fue como llegué a este experimento y lo que le siguió… Supuse que no depilarme sería como una liberación. Como la de las chicas francesas que son tan famosas por no depilarse. Finalmente se supone que el vello está ahí por una buena razón. El vello nos protege de bacterias, gérmenes e incluso del sol.

La realidad de no depilarte

No depilarme por 3 semanas me hizo darme cuenta de muchas cosas. Por ejemplo: a pesar de que es mucho más cómodo olvidarte de la depilación por un rato, la sensación de picor mientras el vello crece es terrible. Encontré muchos más contras que pros, que era lo contrario a lo que yo pensaba. En primer lugar ese picor era insufrible. Tenía mucho más calor en las piernas que de costumbre y por si fuera poco me sentí muy incómoda los primeros días mientras el vello crecía y dejaba de ser tan áspero. Practiqué natación por tres semanas sin depilarme y a pesar de que en mis piernas el cambio no fue tan notorio, la línea de bikini siempre me causó conflicto. Afortunadamente escogí un traje de baño con el que no se notaba en lo absoluto. Además, tristemente no me sentía muy sexy ni siquiera cuando traía un lindo vestido entallado.

Claro también hubo pros

Durante el tiempo que no me depilé, mi piel cambio muchísimo. Por alguna extraña razón se veía un poco más humectada. Por otra parte, dejé de preocuparme por buscar algún remedio para que la depilación me durará más tiempo. En cuanto a comodidad, después de que el vello creció esa sensación de ser cactus dejó de molestarme.

Realidad o solo costumbre

Creo que es algo cultural, mientras sigamos viendo mal que las mujeres no se depilen. Nosotras al intentarlo no nos sentiremos a gusto con ello. En realidad a mí me gusta mucho sentir mi piel suave. Es algo que aprecio mucho de la depilación y por más flojera o tiempo que quite creo que al menos para mí vale la pena. No me encantó la idea de no sentirme sexy conmigo misma. Sin embargo, llamémosle costumbre la que impidió que viera normal traer un vestido cortito sin depilarme. Al final creo que cada mujer tiene que decidir lo que es sexy para ella, hacer lo que nos haga sentir bien, cómodas y bonitas.

No depilarme fue toda una experiencia, con sus pros y contras disfruté mucho haber llevado a cabo este experimento.

Este video te puede gustar