Quantcast

Mi primer eye makeup fue todo un…

Por  |  0 Comments

Mi historia de amor con el makeup es muy reciente. La verdad es que yo siempre había preferido un maquillaje muy natural. En ocasiones tanto, que ni se notaba, excepto por el delineado grueso y un labial en tono nude. Últimamente me ha nacido la espinita por hacerme eye makeups muy recargados, la mayoría de ellos salían masomenos. La verdad es que cometía muchos errores. No obstante este fue el primer eye makeup que me quedó a la perfección. Sólo necesitaba…

Mi primer eye makeup necesitaba las herramientas adecuadas

Como no era muy fanática del maquillaje solo tenía lo esencial para mí: delineador, corrector en barra, corrector líquido. También tenía distintas máscaras de pestañas que utilizaba en diversas ocasiones según el efecto que quisiera lograr. Con eso me bastaba para toda la vida y no me interesaba utilizar algo más. Además, los makeups con sombras me parecían muy complicados. No obstante, tenía ganas de intentarlo, así que comencé por comprar paletas de sombras. En este sentido, sabía que las de alta gama son las mejores. No obstante, aún no sabía maquillarme bien. En consecuencia, podía practicar con una paleta de farmacia. Por ello compré dos; una en colores tierra y la otra en colores fríos, y un iluminador en tonalidades rosadas.

Muchos intentos y toallitas desmaquillantes

Al inicio y antes de tener mis paletas de maquillaje utilizaba cualquier cosa y me la aplicaba en los párpados. Inclusive llegué  a utilizar labiales para imitar sombras líquidas. En consecuencia, los looks que hacía quedan más que feos y un poco desastrosos. Por ello, cuando comencé a utilizar las sombras en polvo me costaba trabajo difuminarlas o, por el contrario, hacer que quedarán fijas. Los pigmentos volaban hacia todas partes y el resultado solo me frustraba. Incluso sólo podía ver manchas de color en mis párpados. Me desmaquillé tres veces seguidas y pensé que había perdido mi dinero a lo tonto.

Todo comenzó a funcionar

La última vez decidí aplicar un poco de fijador en la brocha y un poco de primer. De inmediato, vi cómo las sombras se adherían mejor a mis párpados. Además, el color lucía más radiante e intenso. Primero comencé con el color nuez de transición; después, en el párpado móvil agregué un poco de color dorado. Luego, utilicé una sombra rojiza con glitter para marcar la V externa de mi ojo. Para enmarcar la cuenca utilicé una sombra café. También agregué delineador negro muy pegadito a las pestañas con un plumón. Luego ricé mis pestañas con una cuchara y agregué dos capas de rímel. Para finalizar puse un poco de fijador y un bálsamo labial. Como ven, no fue muy difícil aunque sí me tomó varios intentos.


Este video te puede gustar