Piel sensible y atópica: todo lo que debes saber al respecto

Una de las partes de tu cuerpo que más debes cuidar es la piel, pues aunque no lo quieras, habla por sí misma. Si descansas se nota y si no lo haces se nota aún más. Cuando algún producto no te funciona, tu piel es la primera en hacértelo saber.

Tipos de piel

Pareciera que todos poseemos la misma piel, pero no es así, hay condiciones que hacen a algunas pieles más sensibles que otras. Si la piel es sensible, presenta ardor, picor o escozor y suele afectar a mujeres jóvenes. Si la piel es intolerante, significa que algún producto le causa alguna reacción alérgica. En los últimos años, se han detectado más problemas en la piel.

Piel atópica

Es otro tipo de piel afectada por la presencia de una enfermedad inflamatoria crónica. Los pacientes tienen predisposición genética a padecerla, pero también se relaciona con enfermedades alérgicas, como rinitis y asma. Los factores genéticos influyen, pero también los factores ambientales pueden ser una causa. Incluso se cree que la alteración en la epidermis ocasiona el deterioro del manto protector. Al existir desequilibrio en el microbioma cutáneo, la piel reacciona para “defenderse”.

Piel reactiva

 

También llamada hipersensible, a la piel reactiva se le relaciona con las agresiones externas o cosméticas. La excesiva higiene, duchas largas o con agua caliente también dañan la tez. La calefacción elevada muchas horas, aire acondicionador y jabones agresivos también resecan e irritan la epidermis. El peor clima para la piel sensible o atópica es el frío, pues la reseca mucho.

Cómo prevenir estas alteraciones

  • Baños de menos de 10 minutos con agua templada.
  • Limpiar la piel con movimientos suaves y con los productos adecuados.
  • Permanecer en lugares ventilados para que la piel tenga la frescura necesaria.
  • Usar prendas de algodón y evitar lo sintético.
  • Lavar la ropa con detergentes hipoalergénicos sin suavizante.
  • Evitar exposición directa al sol y usar protector solar.
  • Vivir de manera relajada para evitar los brotes.

¿Cómo cuidas tu piel?

Este video te puede gustar