Peelings de ácido láctico: todo lo que tienes que saber

La vanidad es uno de los mayores pecados de las mujeres, por tanto, siempre estamos buscando la forma de vernos jóvenes. Esto no tiene nada de malo mientras realmente busquemos una piel sana antes que una que sólo luce bien. Por eso, es bueno realizarnos algunos tratamientos estéticos que nos ayuden a regenerar la piel y a mantenerla en buen estado. Por eso, hoy hablaremos de los peelings de ácido láctico y sus beneficios.

¿Qué es el ácido láctico?

Se trata de un alfahidroxiácido o enzima utilizada como un  despigmentante, exfoliante y como ingrediente básico en los peelings o la microdermoabración. Al penetrar en las capas profundas de la piel estimula la producción de colágeno  y elastina, por lo que también es empleado para combatir y atenuar las líneas de expresión. Podemos encontrar el ácido láctico en los siguientes alimentos.

  • Leche
  • Naranjas
  • Manzana
  • Uva
  • Almendras

¿Cuáles son los beneficios de los peelings de ácido láctico?

Para comenzar, los peelings de ácido láctico tienen una gran ventaja al no tener ingredientes químicos. Recuerda que algunas sustancias sí son capaces de limpiar tu rostro, pero a veces provocan devastadores consecuencias a largo plazo. Así mismo, te permite estimular las distintas capas de piel. En consecuencia sus procesos de regeneración se realizarán de forma adecuada. Con el tiempo, verás que las arrugas y marcas de expresión se atenúan e incluso algunas desaparecen. No obstante, debes recordar que los resultados dependen de tu estilo de vida: alimentación, ejercicio, nivel de cuidados, etc.

¿Cómo es el proceso?

Antes de empezar el tratamiento es necesario lavar tu rostro con algún jabón neutro para no irritarlo. Después, desinfecta tu rostro con un poco de alcohol. Luego, aplica la mezcla con ayuda de un pincel y esperan de 5 a 10  minutos para que el tratamiento realice su función. En algunos casos finalizan con algún otro tratamiento para reafirmar la piel. En general el procedimeintos es muy seguro, pero siempre debes consultar con tu dermatólogo antes de someterte a él.

Este video te puede gustar