Mucho rímel o pestañas postizas: ¿qué es mejor?

Lucir las pestañas perfectas a veces parece un cuento chino. ¡Nunca quedan igual o nos tardamos horas en maquillarlas! Y con tal de que conseguirlo terminas aplicando mucho rímel. O quizá mejor optes por ponerte pestañas postizas. Ambas tienen ventajas y desventajas, así que para que no te compliques aquí te decimos qué es mejor: mucho rímel o pestañas postizas.

Rímel, natural pero complicado

Claro que aplicar rímel puede ser menos dañino para tus pestañas que usar unas pestañas postizas. Las pestañas postizas se aplican con pegamento que puede resultar muy pesado para tus pestañas naturales y hacer que se caigan. Si prefieres no arriesgarte, el rímel es la opción para ti. El problema es que si eliges rímel, debes contar con el tiempo necesario para no aplicarlo bien y no demasiado. Si aplicas mucho tus pestañas no aguantarán el peso y pueden caerse. Además, nunca se te ocurra irte a dormir con rímel, pues podría causar ocasionar una fea infección en los ojos, así como ojeras pues los restos impregnan la piel.

Pestañas postizas de impacto

Si lo que quieres es olvidarte del proceso de ponerte rímel todos los días, definitivamente usar pestañas postizas es lo más práctico. En este caso, si tienes pestañas finas y cortas, aprovéchalas para destacar tu mirada. Lo mejor será que uses de las que van en pequeñas secciones alrededor de la línea del ojo. Si tienes algún evento especial y quieres tener un look totalmente intenso, un grupo de pestañas postizas definitivamente son el accesorio ideal para resaltar tu mirada. Y si usas de las que duran semanas, sólo cuida que sean de materiales hipoalergénicos y no muy pesados, pues tus pestañas pues podrían debilitarse.

¿Y entonces?

Como conclusión, la mejor opción para ti es con la que te sientas cómoda. Si tus pestañas son largas y voluminosas, con unos cuantos toques de rímel estarás más que lista. Si tienes pestañas cortas o sin volumen, entonces las pestañas postizas pueden sacarte de apuros. Cualquiera que sea el caso, recuerda que la higiene es primordial. Tu rimel debe ser cambiado cada tres meses y las pestañas postizas, dependiendo del tipo que elijas. Hay unas de una noche (fácil) y otras que duran hasta un mes.

Este video te puede gustar