Mi piel se ha vuelto cada vez más sensible y esta es la razón, ¡aguas chicas!

Las tendencias en makeup van y vienen, pero cuando se trata de cremas, bálsamos y lociones es preferible lo mejor. Nos referimos a las marcas de confianza y a los ingredientes que le dan a nuestra piel eso que necesita. Lamentablemente, nuestra piel se ha vuelto más sensible en los últimos años.

S.O.S: ¡no es solo mi piel!

La base de datos de nuevos productos globales de Mintel reportó que 23% de los productos para el cuidado de la piel se lanzó en Corea del Sur entre enero y octubre de 2017. Estos productos son para la piel sensible. Del 11% que se pedía en 2014. La demanda por productos para piel sensible va en aumento. Muchas tiendas de productos de cuidado para la piel han visto cómo el número de clientas con piel sensible ha crecido en los últimos años. Incluso las búsquedas en Google sobre piel sensible se han duplicado en todo el mundo.

¿Qué está pasando?

Comencemos por definir qué es una piel sensible. Cuando decimos piel sensible es normal pensar en una dermatosis. Ya sabes, cuando se te pone la piel roja, inflamada y te duele o arde. Sin embargo, las pieles sensibles solo pueden ser determinadas como tal cuando presentan una inflamación frecuente. Esta inflamación vienen de la mano del acné, la rosácea y el eccema. Muchas personas creen que su piel se ha convertido en piel sensible por la reacción a alguno de los ingredientes de sus cremas o lociones.  Ahora bien, esta es diferente a tener sensibilidad a algunos ingredientes de los productos de belleza. Si tienes dudas sobre la condición de tu piel, es super necesario que consultes a un dermatólogo. Comprar productos para piel sensible no es la solución a una simple irritación.

El ambiente no está ayudándonos 

Hay muchas cosas que pueden estar agrediendo a tu piel y convirtiendo un simple síntoma en algo recurrente. Por ejemplo, las rutinas de belleza se han convertido en una serie de pasos super complejos. Algunas chicas suelen usar más de tres productos por la mañana y más por la noche para mantener una piel suave y tersa. Si a eso le aumentamos los factores ambientales, como la exposición al sol, los radicales libres de la contaminación e incluso el uso excesivo de la computadora, celular y televisor, tenemos la receta para tener una piel sobrestimulada y sensible. Es importante que reconozcas si es tu rutina de belleza o tu estilo de vida lo que te está causando sensibilidad o si en realidad tienes una piel sensible.

Escoge productos para tu tipo de piel de acuerdo al diagnóstico. Siempre hazle caso al especialista y recuerda que los protectores solares minerales formulados con dióxido de titanio y óxido de zinc son los mejores cuando tienes una piel reactiva.

Este video te puede gustar