Mascarillas capilares: lo que debes evitar

Las mascarillas capilares pueden hacer maravillas por tu melena. Por ejemplo: restaurarla, hidratarla, darle brillo… Eso sí, es necesario que no cometas ciertos errores comunes para que te funcione increíblemente. Quizá no estás muy convencida de usarla o has tenido malas experiencias con ellas, como dejarte el cabello pesado, pero no te preocupes. Justamente sucede esto cuando no se usa como es debido, sigue leyendo para saber qué debes evitar al usar mascarillas capilares.

Elegir una mascarilla al azar

Existen muchas opciones para tratar tu cabello. Así que prefiere la que se adapte más a las necesidades de este. Una melena gruesa y seca obviamente no va a requerir los mismos cuidados que una delgada y frágil. Es importante leer la etiqueta y ver para qué tipo de cabello va dirigido el producto y qué promete. Para obtener mejores resultados pregúntale a un profesional, este podrá hacer un diagnóstico de tu cabellera y recomendarte una mascarilla adecuada.

No enjuagar bien el shampoo

El cabello suele lucir apagado cuando no se ha aclarando bien después del baño. Si a esto le agregas una mascarilla, obviamente lo estarás saturando de productos y no podrá absorber los beneficios de la mascarilla capilar. Lo que debes hacer para evitar esto es enjuagar perfectamente el shampoo. Si el cabello se desliza entre los dedos, significa que no lo has aclarado bien. Después, sécalo con una toalla para que el tratamiento no se disuelva en esta.

Exceder la dosis de producto

Debes evitar aplicar una película gruesa y blanca en toda la cabeza. De hecho, basta con que el cabello luzca cubierto y resbaladizo. El poner más del producto aconsejado no te dará super resultados. Es posible que tu melena quede pesada y apagada. Así que cuidado.

Aplicar la mascarilla en todo el cabello

Dependiendo de la zona de acción del producto deberás aplicarlo. Puede estar pensado para las puntas o solo para la raíz y cuero cabelludo, en cualquiera de los casos, debes seguir las indicaciones o el resultado puede ser contraproducente. Ni hablar de combinar tratamientos en una misma aplicación.

Apostar por fórmulas exprés

Es cierto que es muy tentador dejar actuar una mascarilla solo entre dos y tres minutos. El efecto de suavidad inmediata que produce este tipo de productos se debe a las siliconas que contienen. Son ideales si los utilizas de forma puntual, pero este tipo de cuidados acaba aportándole pesadez a la fibra capilar. Por lo tanto, es preferible que los utilices para salir del paso y que recurras a “auténticas” mascarillas que se dejan entre 20 y 30 minutos para sacar el máximo partido a todos sus principios activos. Son los únicos productos verdaderamente capaces de reparar la fibra.

Dejar un poco de producto para que el cuidado perdure

Esto es lo peor que puedes hacer con una mascarilla capilar. Cuando no enjuagas bien el producto, atraes el polvo y los residuos hacia tu cabello. Si no estás segura de haber aclarado todo el tratamiento, es mejor que lo hagas una segunda vez.

¿Cuáles son las mascarillas capilares que prefieres?

Este video te puede gustar