Manías que están dañando tu piel sin que te des cuenta

Las manías que están dañando tu piel sin que te des cuenta son las más comunes entre mujeres y lamentablemente las hacemos todos los días todo el tiempo. Hazte un poco más consiente de ellas para que impedir que sigas perjudicando a tu piel. No te voy a mentir: es difícil dejarlas. Sin embargo, es necesario si quieres mantener tu piel más joven durante más tiempo.

Pellizcarla

La tentación es muy grande. La mayoría quiere que ese espantoso granito se vaya lo más rápido de su cara y lo pellizcamos. Sin embargo, lo hacemos en el peor momento. Es una de las manías que están dañando tu piel, pero no hacerlo también te afecta. ¿Cómo? Me refiero a que el comedón o granito debe salir, pero es difícil que lo haga solo. Deshazte de él de la forma más delicada posible y con la higiene necesaria. Hazlo delicadamente y con las manos limpias, o bien acude a  un facial para que te ayuden a eliminarlo. Con esto no te estoy diciendo que lo hagas con todas las imperfecciones de tu rostro. Pellizcar produce un grave daño a tu piel, además causa microcicatrices y enrojecimiento que no vas a poder cubrir tan fácilmente con makeup. Procura hacerlo solo cuando sea necesario.

Tocarte el rostro todo el día

Da tentación traer un granito en el rostro, pero lo empeoras si tocas tu rostro cada cinco minutos porque esparces las bacterias. Deja de hacerlo. No tienes idea de la cantidad de suciedad que se acumula en tu cara y la esparces al tocarla. Solo lograrás obtener más de imperfecciones.

No lavar tus brochas y demás herramientas de makeup

Aguas, no todas tenemos la disciplina de lavar constantemente nuestros utensilios de makeup. Al no hacerlo, las bacterias se acumulan en nuestras brochas, pinceles y esponjas y las transferimos a la piel, En consecuencia, aparecen puntos negros, piel grasa y granitos. Procura lavar tus brochas por lo menos una vez a a la semana. De esta forma evitas ensuciar tu piel constantemente.

Tallarte los ojos al  desmaquillarte

¿Cuántas veces no has desmaquillado tu rostro y al final te tallas los ojos como si no hubiera un mañana? Ten cuidado, la piel alrededor de tus ojos es la más frágil de tu rostro. Restregara demasiado puede provocarte flacidez prematura, además de enrojecer la zona y generar las ojeras oscuras. 

Rascar tu piel por pura ansiedad

La ansiedad es la peor de las consejeras cuando hablamos de belleza. Rascar constantemente tu rostro, cuello e incluso cuero cabelludo puede crearte costras y cicatrices que son difíciles de ocultar. En el mejor de los casos solo se enrojece, pero en algunos casos la costra puede derivar en varias cicatrices que son más visibles con la edad.

Lavar tu rostro más de tres veces al día

La higiene es importante; sin embargo, la sosa de los jabones puede resecar en exceso tu cutis. Evita lavar tu rostro tan constantemente. Dos veces al día es más que suficiente, al levantarte y antes de dormir. En todo caso te recomiendo usar toallitas húmedas, serán mucho más amables con tu epidermis que el jabón. Finalmente, no olvides que debes hidratar tu piel después de limpiarla.

Este video te puede gustar