Malos hábitos de la belleza que nos encanta hacer pero debemos evitar

Todas tenemos buenos y malos hábitos en nuestra vida. Algunos perjudican tu estado de salud, otros tus emociones y los que menos te imaginas, afectan tu belleza en general. Esos labios secos y sin vida, el cabello maltratado o las uñas sin forma se deben a unos malos hábitos que a todas nos encanta hacer, pero debemos evitar. Y tú ¿cometes algunos de ellos?

Mordernos los labios

¡Un clásico! Cuando sentimos que hay un pellejito suelto lo primero que hacemos es morder los labios hasta quitarlos. Aunque parece algo inofensivo, en realidad es un mal hábito para nuestra belleza. Una de las razones por las que nuestros labios están resecos y maltratado es porque la saliva es ácida para ellos. Mientras más salivemos, nuestros labios menos sanos van a estar. Por ello lo mejor es no “hidratarlos” con saliva ni tampoco remover los pellejos de esta manera. Claro, admito que es un tanto inevitable a veces, pero vale la pena intentarlo si quieres lucir labios suaves y voluminosos.

Mordernos las uñas

Bueno, no a todas nos encanta hacer este terrible mal hábito pero a muchas sí. Ya sea por los nervios, el entusiasmo o el aburrimiento, mordernos las uñas siempre ha sido una buena solución para tranquilizarnos. No está bien porque primero que nada es antihigiénico. Existen muchas bacterias adentro de nuestras uñas y las metemos directo en la boca, ¡que asco! Además, podemos lastimar la piel de nuestros dedos cuando las cortamos muy fuerte con nuestros dientes. Por otra parte, se ve muy mal hacerlo en público y la forma de tus uñas… bueno, en realidad ¡ni forma tienen!

Dormir con el cabello mojado

Otro mal hábito que perjudica nuestra belleza, nuestro cabello lo termina pagando. Parece algo inofensivo que después de ducharte te duermas con el cabello un poco húmedo, al fin de cuentas ¿qué puede pasar? Muchas cosas podrían pasar como por ejemplo, amanecer con exceso de frizz, nudos en el cabello y puntas ligeramente maltratadas.

Sujetar el cabello cuando esta húmedo

Otro de los hábitos que debemos evitar es sujetar el cabello cuando esta húmedo. Nuevamente, parece una solución muy sencilla cuando estás a las prisas o no quieres mojar tu ropa o la almohada. Sin embargo, tu cabello está mucho más frágil cuando esta húmedo y al apretarlo lo debilitas provocando un gran maltrato.

Este video te puede gustar