Lunares buenos y malos en tu piel: aprende a distinguirlos

Nuestra piel es maravillosa. No solamente es el órgano más grande de nuestro cuerpo, sino que también nos protege del frío, el calor, la humedad y la suciedad del exterior. Por eso, nos encanta que luzca suave, tersa, radiante y humectada siempre. Sin embargo, a pesar de todos los cuidados que tenemos con ella, a veces es imposible que dejen de aparecer manchitas en su superficie. Es por eso que te quiero dar unos consejos para aprender a distinguir lunares buenos y malos en tu piel.

Lunares buenos

Esta es una manera de referirse a los lunares comunes de nuestra piel, los cuales aparecen en la niñez y hasta los 40 años debido a la exposición a los rayos del sol. Sin embargo, no causan daño en nuestra salud. Sus características principales son:

  • Tamaño pequeño. La mayoría de estos lunares no alcanzan los cinco milímetros de diámetro.
  • Forma regular. Suelen tener forma redonda u ovalada y mantenerse así por siempre.
  • Color definido. Aunque pueden ser color rosado, negro, marrón o castaño, este color es uniforme en todo el lunar.

Lunares malos

Los lunares malos, que en su mayoría son melanomas, son los precursores del cáncer de piel. Se trata de lunares que ya estaban en nosotros pero que de pronto comienzan a cambiar en forma, tamaño y color. También pueden presentarse como lunares o mancha recientes en la piel. Sus principales características son conocidas como ABCDE, por sus letras iniciales:

  • Asimetría. Esto quiere decir que la mancha o lunar no es iguales en las partes que lo conforman.
  • Bordes irregulares. No tienen una forma definida como los lunares buenos: es decir, suelen verse sin bordes definidos de dónde comienza y dónde termina.
  • Colores desiguales. Su color es similar al de los lunares buenos, pero no es uniforme y hay zonas más oscuras que otras.
  • Diámetro. En su mayoría sobrepasan los seis milímetros de tamaño y pueden ir creciendo.
  • Evolución. Aunque la mayoría de ellos comienzan siendo diminutos, se puede apreciar un cambio en su tamaño y coloración en algunas semanas.

Si notas algo raro en tu piel, no hay precaución que esté de más. Lo mejor será visitar a tu dermatólogo cuanto antes.

Este video te puede gustar