Quantcast

Lo que una rutina de noche hizo por mi piel

Por  |  0 Comments

Ya en otras ocasiones les he contado la historia de mi piel y los problemas que he tenido que sortear pues su textura es grasa. Cada cierto tiempo tenía que buscar geles, sueros exfoliantes y miles de cosas para solucionar el problema. Un buen día decidí crear una rutina de noche para cuidar mi piel y los resultados han sido fabulosos. En este sentido han mejorado aspectos como la textura, el color y la luminosidad, pero ven te cuento más.

Mi piel antes de mi rutina

Mi piel  siempre me ha dado algunos problemas en cuanto al tema de la grasa. En este sentido mi piel a lo largo del día pasaba de tener un bonito brillo natural hasta parecer un foco. Para liberarme de este problema, al inicio cargaba con toallitas para limpiar, después comencé a exfoliar mi rostro todas las mañanas. Finalmente, lo que me sirvió fue conseguir un gel facial hecho con cítricos. Sin embargo, este comenzó a resecar mi piel y a irritarla, en consecuencia, me salieron granitos por toda la cara. Quería morir, por más tratamientos que usaba nada hacía que mi piel se viera linda y se sintiera sana.

Me salvaron las blogueras de belleza

Siempre me ha gusta ver videos de belleza para incluir productos en mi neceser. Sin embargo, los que más disfruto son aquellos que hablan de remedios caseros, exfoliantes y cremas para consentir mi piel. En uno de estos videos explicaban la importancia de tener una rutina de noche. Esta debe cubrir tanto nuestro cabello, piel de rostro y manos. Mediante productos especializados en esas zonas comenzaríamos a nutrir la piel y, en consecuencia, a mejorar su apariencia. Por ello comencé a buscar productos para piel grasa, para piel con acné y para piel con manchitas. Así mismo cambié mi alimentación e integré a mi dieta alimentos ricos en antioxidantes y vitamina E.

Las primeras semanas

La verdad es que durante las primeras semana no vi cambios en mi piel. Además luchaba por hacer mi rutina todas las noches. A veces llegaba muy tarde y me daba mucha flojera desmaquillare, lavarme el rostro y aplicar todo el ejército de cremas y sueros. Sin embargo, todo cambió cuando vi a una chica mayor que yo sin maquillaje. Su piel era un milagro: se veía tersa, bonita, con un color parejo y libre de imperfecciones. Esto me deprimió y consiguió que contra viento y marea hiciera mi rutina todas las noches.

Y tras un mes el resultado fue…

Así seguí durante un mes y sin saltarme un solo día de mi rutina. Al concluir el mes pude observar que mi piel mejoró considerablemente. Por ejemplo: el brillo cada vez es menos. En cuanto a los granitos, me salen con menos frecuencia. En cuanto al tono del piel, se ve un poco más parejo que antes y casi no veo rojeces. Por ello te recomiendo crear una rutina de noche para mejorar la textura de tu piel.


Este video te puede gustar