La mejor rutina para mantener tu piel super linda

Igual que muchas mujeres, tú también deberías probar hacerte un facial, pues esta es la mejor rutina para mantener tu piel super linda. Hacerte uno, al menos una vez al mes, limpia a fondo la dermis. Este tipo de tratamientos elimina las impurezas que se alojan en nuestra tez. Lo mejor de todo es que no tienes que gastar una fortuna, tú misma puedes hacerlo en la comodidad de tu casa. Acá te cuento cómo hacerlo.

Para mantener tu piel super linda, primero lávala bien

Antes de que inicies con esta rutina de belleza, es necesario lavar a conciencia tu rostro. El punto es que tu piel quede radiante. Puedes utilizar algún jabón neutro, o si prefieres, lava tu cara con un jabón líquido. Hazlo en círculos y frota suavemente tu cara. Una vez que hayas retirado el jabón por completo, seca con un paño limpio. No lo hagas de forma brusca. Intenta dar golpecitos para secar.

Haz vaporizaciones con tus esencias favoritas

Pon a hervir agua en una olla relativamente grande. Añade tu esencia natural favorita. Si no sabes cuál usar, puedes poner manzanilla, menta, hierbabuena, tomillo o lavanda. El chiste es relajarte. Una vez que empiece a salir vapor, apaga el fuego. Ten mucho cuidado para evitar accidentes. Cubre tu cabeza con una toalla (como si fueras un fantasma) y acércate al vapor permitiendo que llegue a tu rostro. Quédate ahí cinco segundos, retírate por un tiempo similar y repite la operación hasta completar ocho minutos. Esto abrirá tus poros.

Retira espinillas e imperfecciones de tu rostro

Una vez que hayas terminado de hacer las vaporizaciones prosigue a retirar los barros, espinillas y puntos negros. Para no lastimarte con las uñas (porque guardan suciedad) pon algodón en las puntas de tus dedos. Verás como los puntos negros de tu nariz desaparecen al fin. Si lo prefieres, también puedes exfoliarte con algún ingrediente natural. Es importante que enjuagues bien tu rostro antes del siguiente paso.

Sella tu rostro

Para terminar con esta rutina lo que sigue es cerrar los poros, así evitarás que vuelvan a llenarse de toxinas. La manera más natural de hacerlo es lavando tu cara con agua extremadamente fría (ponle hielos de ser posible) o aplicando hielo con un paño sobre tu cara.

¡Tu piel quedará super linda!


Este video te puede gustar