La mejor rutina de belleza que he probado para la piel

Hasta hace unos meses la textura de mi piel era algo que me causaba muchos enojos. Estaba incontrolable, pues en ocasiones se sentía muy grasosa. En otras, se sentía seca y áspera. Además, tenía brotes irregulares de acné y enrojecimiento en diversas partes de la cara. Todo esto se terminó hasta que probé la mejor rutina para la piel.

Más horas de sueño

La verdad es que yo no dormía lo suficiente durante la semana. En general me la pasaba desvelándome y comiendo mal, no me parecía nada raro o malo. Sin embargo, mi piel estaba pagando todo eso sin que yo me diera cuenta o pudiera percatarme de la relación entre mis malos hábitos y la fea condición de mi cutis. Comencé a dormir por lo menos ocho horas diarias. Al principio solo me sentía con más energía; sin embargo, mi piel empezó a verse mucho mejor. Ahora, los tratamientos que me aplico por las noches funcionan mejor que nunca. Esto se debe a que los procesos de regeneración se llevan a cabo de mejor manera al estar mi cuerpo realmente descansado.

Los beneficios de utilizar serum

Durante mucho tiempo me la pasé buscando las propiedades y los beneficios que conlleva utilizar serum. Sin embargo, no me animaba a hacerlo porque mi piel es grasa, entonces pensaba que eso solo la empeoraría. Entonces, me di a la tarea de conseguir un serum de vitamina C. De ese modo limpiaría mi piel a profundidad y tal vez así me olvidaría de la piel grasa. Lo utilizo con la piel limpia todas las noches y todas las mañanas. Después de dos semanas mi piel luce más clara y luminosa.

Crema especial para el rostro

Otro de los cambios que hice en mi rutina fue agregar una crema humectante especial para la cara. En la noche uso una que me ayuda a regenerar el cutis tras los daños que sufre durante el día. Por la mañana utilizo otra que prepara mi piel para la exposición solar, los radicales libres y el polvo. Después aplico protector solar, de esa forma prevengo cualquier mancha o arruga causada por la exposición a los rayos del sol.

Maquillaje de buena calidad

Finalmente, destiné más dinero a mis cosméticos; también investigué más acerca de las fórmulas e ingredientes. Así me aseguro de que los químicos en contacto con mi piel no son tan dañinos. La verdad es que son un poco más caros, pero maltratan menos mi piel. Por ello los considero más una inversión que un gasto.

¿Tú tienes alguna rutina especial para tu piel?

Este video te puede gustar