La mejor dieta para vernos más curvy

Lucir delgada no es significado de estar bien alimentada ni de tener un físico saludable. El excesivo consumo de sales, azúcares y grasas es dañino, y propicia enfermedades como obesidad, diabetes, entre otras. Es importante mantener el equilibrio de los alimentos que consumes diariamente, así lograrás verte más curvy. A la vez, evitar ciertos alimentos que por nada te ayudarán.

Analiza lo que comes

¡Cuida lo que comes! Una cosa es comer y otra comer sanamente. No se trata de devorar un tazón entero de avena o más de diez almendras. ¿Ves por qué es importante el equilibrio? Podrás comer de todo, siempre que lo hagas en las porciones adecuadas y no te excedas en el consumo de alimentos fritos o dulces. Antes de caer en tentación piensa si ese alimento te ayudará a buscar esas curvas que tanto deseas. Si es muy grande el antojo, sustitúyelo por semillas o frutas altas en fibra, como la manzana y piña.

Acude con un profesional

No hay nada mejor que buscar la guía de un especialista. Investiga sobre algún nutricionista que diseñe dietas accesibles acorde a tus gustos y necesidades. Platica con él sobre las metas que buscas alcanzar con su apoyo y guía profesional. Menciona que quieres verte sana pero a la vez más curvy.

Practica algún deporte y ¡actívate!

Alternar una correcta alimentación con ejercicio facilitará tu objetivo: verte más curvy. Lo ideal es buscar un gimnasio o centro de acondicionamiento físico más cercano a tu casa o trabajo para evitar que faltes. ¡Tienes que ser disciplinada! Combina media hora de cardio y después incrementa peso y fuerza para obtener mejores y mayores resultados. ¡Te sorprenderás! Busca alguna actividad como jump, combat, trabajo con telas, pesas, crossfit. Siempre elige una actividad que te apasione y te guste.

Disfruta lo que comes para verte más curvy

Olvídate de los dulces, galletas, pasteles, etc. será mejor reemplazarlos por verduras verdes y frutas. Asimismo, consume carnes a la plancha, como el pollo y pescados. Compra semillas naturales, como las de girasol, almendras y nueces, o frutos deshidratados, como arándanos o pasas. Cómelos como snaks, y por nada te olvides de tomar agua durante tu jornada.

¡Es momento de ponerse las pilas! ¿Cuándo comienzas? Platícanos.

Este video te puede gustar