Horrores que cometemos contra nuestro cabello

Nuestro cabello es el mejor accesorio, sin embargo, lo descuidamos bastante. No lo sé, supongo que somos algo masoquistas. Hay algunas mujeres a las que les da igual el cuidado de su belleza, y lo entiendo. Si aman su belleza natural, sin una pizca de maquillaje y cuidados, está bien, al fin y al cabo es amor propio. Pero hay horrores que cometemos contra nuestro cabello que están fuera de límite. A ninguna le gusta que su cabello se caiga o se quiebre. ¿A ti sí? ¡Claro que no! Por ello, te quiero compartir esta lista con los peores hábitos capilares que cometemos.

Amarrarlo cuando esta húmedo

¡Tsss! Es una pésima idea, pues tu cabello se encuentra más frágil cuando esta húmedo. Al hacer presión con una liga, lo único que vas a hacer es que se debilite y se quiebre. Parece una solución muy fácil cuando tienes prisas o quieres un peinado rápido después de ducharte, pero no es tan bueno como parece. A la larga aparecen las consecuencias de esta terrible acción.

Plancharlo cuando no está completamente seco

Plancharlo húmedo es uno de los peores horrores que cometemos en contra de nuestra cabellera, además de ser muy peligroso. Una vez leí por ahí que una chica se electrocutó y se quemó la oreja porque planchó su cabello cuando estaba húmedo. Sé que hay algunas planchas que prometen alaciarlo aun estando mojado, pero mejor, evítalo. Solo harás que tu cabello se queme, se maltrate y las puntas se abran, sin olvidar ese riesgo que te mencioné.

Dejarle nudos

Al cepillarte estimulas el cuero cabelludo, dándole más fuerza y movimiento a tu melena. Como sabrás, los nudos en el cabello son lo peor del mundo, sobre todo cuando tienes muchísimo o es rizado. Cuando lo cepillas y encuentras nudos, tiendes a hacerlo con más fuerza y agresividad. El resultado: un cabello cepillado pero con muchos pelos sueltos y más frágil, ¿de verdad quieres eso?

No usar protector de calor

Si no proteges tu cabello, y lo planchas o rizas con frecuencia, notarás que se seca o se ve maltratado. Siempre aplica un protector de calor, incluso al utilizar una secadora.

Este video te puede gustar