Estos alimentos te ayudarán a mantener tus dientes blancos

Sabemos que hay sustancias, bebidas y algunos alimentos que manchan el esmalte natural de los dientes. Me refiero al tabaco, vino, café, refrescos, bebidas energéticas, betabel, arándanos, moras y otros, que afectan el esmalte natural de nuestros dientes. ¿Y qué hay de los alimentos que son buenos para mantener una sonrisa blanca y perfecta? ¡Sí existen y aquí te digo cuáles son! Además de los tratamientos comerciales para blanquear los dientes, estos alimentos te ayudarán a mantener tus dientes blancos.

Zanahoria y apio

Probablemente has escuchado sobre algunos de los beneficios que tiene la zanahoria ofrece al organismo. Pues cuando se trata de los dientes, no es la excepción. La zanahoria es rica en fibra, calcio, magnesio, ácido fólico, antioxidantes y betacarotenos. Así que solo con masticarla cruda o frotarla con los dientes puedes conseguir un aspecto mucho más brillante en ellos. Claro, es preciso hacerlo con frecuencia y no sólo una vez. Masticar apio te ayuda a pulir los dientes y a limpiar la placa, así que mientras comes un snack saludable, los estás limpiando también.  O puedes hacer una pasta con las hojas de apio y ponerla sobre tus dientes durante unos minutos.

Manzana de mi amor

Además de ser muy buena para depurar el organismo, la manzana contiene una sustancia llamada ácido málico. Esta ayuda a blanquear los dientes y a eliminar las manchas más superficiales. Y lo mejor de todo: una manzana te da la misma energía que un taza de café. Así que ¿qué esperas? Cambia esa taza de café que mancha tus dientes por una manzana.

Fresas astringentes

Las fresas también tienen ácido málico como las manzanas. Así que ayudan a blanquear y eliminar manchas. Las fresas tienen acción astringente y poder antioxidante, así que no dudes en usarlas para blanquear los dientes y tratar otros problemas de higiene bucal.

Remedio de nueces

La cáscara de las nueces es buenísima para eliminar la placa. Lo que tienes que hacer es cocerlas durante 15 minutos. Después, moja tu cepillo de dientes en el líquido que quedó y cepíllate por 3 minutos los dientes. Puedes hacerlo cada tercer día o una vez a la semana.

Este video te puede gustar