Esponjas faciales: ¿sí o no?

Usar o no esponjas faciales depende, en gran medida, de su textura. Hay varios tipos de esponjas faciales. Algunas se utilizan para una limpieza profunda de rostro, otras para desmaquillar y, algunas sirven para aplicar la base de maquillaje. Si no sabes qué tan benéfica es para tu piel, te decimos si debes usar esponjas faciales o no.

Esponjas de limpieza

Las esponjas para limpiar el rostro de manera profunda sí se recomiendan. Su textura es suave y debes usarla diariamente después de desmaquillarte. Humedécela y frota tu rostro con suavidad, notarás que todas las impurezas quedan impregnadas en la esponja. Solo lávala y guárdala en un lugar donde pueda orearse para evitar que se llene de hongos. Tu piel quedará suave y fresca. Después de 20 o 30 días deberás cambiarla.

Esponja desmaquillante

Las esponjas desmaquillantes son efectivas y no maltratan tu piel siempre que sean suaves y de algodón, De no ser podrían afectar tu piel y hasta favorecer la aparición de líneas de expresión. Como tip, puedes humedecerla un poco con agua micelar o con unas gotas de aceite de oliva o almendra para que, al pasarlas sobre tu rostro no lo lastimen y el roce sea mínimo.

Esponjas para maquillaje

Definitivamente no se recomienda su uso. Las esponjas de maquillaje se utilizan en seco y esto favorece las líneas de expresión. Incluso hay algunas muy ásperas y sin querer puedes estar lastimando tu cutis. Es mejor utilizar brochas, tanto para maquillarte, como para aplicarte rubor o corrector. También se vale utilizar los dedos y dañan mucho menos tu piel. Eso sí, hazlo suavemente y no frotes tu cara en ningún caso. Así que, si quieres tener un rostro sano y firme, solamente usa las esponjas de limpieza, ya que estas vienen impregnadas con una sustancia que no daña para nada el rostro.

Este video te puede gustar