Errores que estás cometiendo al rasurarte

El rastrillo es usualmente el primer utensilio de depilación que llega a las manos de innumerables adolescentes. Sin embargo, pocas veces se nos enseña cómo utilizarlo correctamente. Al no usarlo de forma correcta, el rastrillo puede generar cortes y cicatrices en las piernas u otras partes de tu cuerpo. Estos son solo algunos errores que estás cometiendo al rasurarte.

Usar el tipo incorrecto de rastrillo

 

Algo que debemos entender de la depilación con rastrillo es que puede acarrearnos una serie de problemas en la piel. Utilizar el rastrillo incorrecto puede ser el paso más corto hacia una fea foliculitis. Si elegimos rastrillos baratos que tiene  una mala calidad de cuchilla corremos el riesgo de contraer algunas cortadas. Además, los rastrillos de tres o más cuchillas pueden cortar tan corto el vello que la piel se irrita de más. Esto hace que forme una capa delgada de piel para protegerse y unas semanas más tarde provoca foliculitis. Utiliza una buena calidad de rastrillo y así evitarás estos problemas.

Te rasuras mientras de bañas

 

Es cierto, es más cómodo rasurarte con el agua caliente saliendo de la regadera. Sin embargo, al caer agua caliente en nuestro cuerpo, los poros de nuestras piernas se dilatan y comienza el sudor. Es imperceptible, pero ahí está evitando que tu rastrillo corte con más profundidad. Esta es la razón por la cual tu depilación no se siente igual de suave dentro que fuera del agua caliente. Si lo que buscas es una buena depilación te recomiendo hacerla antes de entrar a bañarte.

A veces te rasuras en seco

¡Aguas, chicas!, los rastrillos traen una banda que ayuda a proteger la piel mientras la rasuras. Sin embargo, esta puede atorarse si no utilizas alguna crema para rasurar. Además de obtener pequeñas cortadas, puedes acabar con un par de quemaduras leves en tu piel. Definitivamente no vale la pena que te rasures en seco.

Admítelo, nunca te exfolias después de rasurarte

Asumimos que la navaja va a remover las células muertas. Sin embargo, exfoliar la piel después de rasurarte es una buena idea para ayudar al rastrillo a eliminar posibles capas de células muertas que no quitó. Además, previene brotes y la foliculitis. Te recomiendo lo hagas con un producto muy suave. No exageres al exfoliar tus piernas, asi solo conseguirás irritar más tu piel.

 

Este video te puede gustar