Errores que cometes al bañarte que dañan tu piel

Muchas personas tienen la idea de que para estar limpios hay que tomar una ducha todos los días. Sin embargo, ¿has pensado en todos los errores que has estado cometiendo al bañarte? Son más de los que imaginas y ese podría ser el origen de todos tus problemas de belleza.

Nada de excesos

Como sabes, todos los excesos son malos, incluso cuando se trata de la limpieza. Para que eso no suceda, es importante que seas prudente con los cuidados que le das a tu cuerpo. El primer error que puedes cometer al bañarte es hacerlo demasiadas veces durante un día. Muchas personas optan por tomar más de una ducha debido a que sudan o sienten que es lo mejor para descansar. Sin embargo, al bañarte varias veces usas más agua y más productos que a la larga dañan tu piel y le quitan la protección natural que tiene.

Duchas de larga duración

La sensación que se tiene al estar en el agua es relajante, pero hacerlo por más de 20 minutos puede ser perjudicial. El agua irrita la piel y la reseca, así que imagina lo que pasará con ella si estás mucho tiempo bajo el agua. La piel genera aceites en las glándulas sebáceas para hidratarla, y el agua solo los remueve dejándote sin protección alguna.

Usar demasiado jabón

Usar demasiado jabón eliminará las bacterias que protegen tu piel, haciéndola propensa al acné y al eczema. En realidad, solo deberías usar jabón para lavar las axilas e ingles. Para el resto del cuerpo es mejor solo enjuagar con agua. Lavar tu cara con agua caliente puede dañar la piel porque es frágil. Es mejor usar agua tibia con un poco de limpiador facial sin jabón.

Esponja de baño

Es importante que cada cierto tiempo cambies tu esponja de baño, ya que suele ser un nido de bacterias u hongos. Para evitar eso debes dejar que le dé un poco de aire.

Haz los ajustes necesarios en tu rutina y en poco tiempo tu piel lucirá más hermosa.

Este video te puede gustar