El error que cometes al afeitar tus axilas

La piel de las axilas es de las zonas más delicadas. Creo no equivocarme cuando digo que todas hemos intentado mil cosas para prevenir que la piel de la zona se vuelva negra o que nos queden los molestos restos de vellos al rasurarnos. Las axilas están expuestas a las consecuencias del afeitado diario. Este puede producir enrojecimiento, picazón o protuberancias irritadas. Claro, existen otras opciones para quitar el vello, como depilado láser o cera, pero no siempre tenemos el tiempo o los fondos para eso. Así que si vas a rasurarte diario, no dejes de leer este artículo. Aquí te digo cuál puede ser el error que cometes al afeitar tus axilas.

Rastrillo arriba y abajo

Entras a la regadera y lo primero que haces es tomar el rastrillo. Ahora piensa: ¿cómo lo utilizas normalmente? ¿Qué tipo de movimientos haces con él? La mayoría lo movemos de arriba a abajo en repetidas ocasiones. Y así pasamos por toda la axila, arriba-abajo, hasta que sentimos que no hay rastro alguno de vello. Pues te tengo noticias, este es el error número uno. Pasar de esta forma el rastrillo genera irritación, enrojecimiento y que salgan más y más vellitos, o más gruesos.

Así se hace

   

El vello de las axilas no es como el del resto del cuerpo. El de las piernas y brazos, por ejemplo, crece siempre en la misma dirección. El de las axilas, no. Este crece para todos lados y en todas las direcciones que se le ocurran. Así que lo que tienes que hacer es un tipo de “X” en tu axila. Así es, toma tu rastrillo y traza con el una “X” sobre tu axila para retirar los vellos. Esta es la forma indicada de hacerlo.

¿Solo una “X” y ya?

Sí, al hacer este movimiento, rasurarás todos los vellos. Y lo mejor, evitarás irritación y enrojecimiento dado que harás menos movimientos con el rastrillo. La causa principal de que nos salgan vellos super gruesos y tengamos toda esa piel irritada, es que para quitarlos pasamos una y otra vez el rastrillo. ¡Por supuesto que la piel no aguanta tanto! Así que ahora sabes cuál es el error que cometes al afeitar tus axilas, evítalo y cuéntanos si te funcionó.

Este video te puede gustar