El secreto para unos dientes blancos está aquí

Si te preguntas cómo conseguí unos dientes blancos en cuestión de minutos, pues te cuento. Así como tú, yo estaba totalmente sorprendida. Creía que debía gastar demasiado dinero para tener unos dientes blancos, someterme a varios tratamientos y evitar los dulces por completo. La verdad no sé si este remedio aplique de la misma forma en todas las dentaduras, pero conmigo fue un total éxito. Quedé tan asombrada y contenta con los resultados, que por eso que quiero compartírtelo.

¿Cuál fue el truco para lucir dientes blancos?

Ni más ni menos que el tan afamado carbón activado. Mis expectativas eran bajas hasta que lo usé. Ya sabes, así como hay tendencias en ropa y maquillaje, las hay con ciertos ingredientes y productos. Internet estaba repleto de consejos con este polvo negro, que muchos se atrevieron a usarlo. La verdad me causaba ruido y no me atrevía a usarlo. No obstante, encontré varios videos, publicaciones e imágenes acerca del carbón y sus beneficios. Leí varias veces que el carbón activado es bueno para desintoxicar, combatir virus y bacterias, reducir el colesterol y un sinfín de malestares. Además, claro, de blanquear dientes. Nunca me pasó por la mente someterme a su uso hasta que lo tuve frente a mis narices.

¿Cómo lo apliqué? 2 en 1

Se me ocurrió ir una tienda de productos a granel. Entonces, en el mostrador vi el polvo y el joven de la tienda me explicó su uso y sus beneficios. Sinceramente, no lo pensé e inmediatamente lo compré. Ese mismo día lo probé. Te recomiendo que lo uses por las noches. Solo utilicé una pizca de carbón activado sobre mi cepillo de dientes, el cual ya tenía un poco de pasta. Después me lavé de forma normal, pero por más tiempo; alrededor de 10 minutos. Sonó el cronómetro, el tiempo se había agotado y rápidamente me enjuagué. Mis dientes quedaron blancos en un dos por tres. Nada de manchas y su aspecto se veía más sano. El procedimiento lo hago dos veces a la semana, créeme mis dientes tienen mejor apariencia, ya no tengo problemas con las caries.

¡Mi gran secreto! 

Además de usar el carbón activado para limpiar mis dientes, lo empleo para limpiar mi rostro. Sufro por el exceso de grasa que produce mi cara en la zona T, por lo que decidí usar las mascarillas con este polvo mágico. No llevo mucho tiempo aplicándolo en el rostro, pero he notado menos grasa en mi rostro, lo cual me hace muy feliz. Solo necesitas una cucharada de miel y una de carbón activo, lo colocas en todo el rostro y dejas reposar por 20 minutos. El carbón requiere de bastante agua pues quitarlo no es fácil.

¿Te atreves a usarlo? Cuéntame qué otro producto te gustaría que pruebe.

Este video te puede gustar