El aceite de argán salvó mi cabello decolorado

Hace casi un año decoloré mi cabello para pintarlo de colores. Acudí a los expertos, así que mi cabello casi no se maltrató. El problema es que se fue volviendo como una adicción y hace unas semanas dije: “Bueno, me lo decoloraré un poco más, esta vez yo sola”. No me gustó como quedó y  me puse otro tinte encima. Para no hacerte el cuento largo: le di en la torre a mi cabello y mi cabello es muy rizado. El punto es que no me gustó el resultado y lo maltraté muchísimo. Quería llorar, hasta que alguien me recomendó un gran producto… Y así fue como el aceite de argán salvó mi cabello decolorado. Aquí te cuento todo acerca de este aceite para que si, como yo, abusaste de decoloraciones o tintes, puedas repararlo.

¡Aguas con la decoloración casera!

Cuando decoloras tu cabello, hay que tener mucho cuidado pues eliminas su humedad natural. Es por eso que siempre será mejor acudir a los expertos, pues depende del estado de tu cabello, sabrán de cuántos volúmenes debe ser el decolorante que deben aplicar. Hay muchos productos comerciales para realizar la decoloración en casa que parecen fáciles y amigables. No obstante, el problema es que tienen un grado de decoloración estándar y si no es el indicado para tu cabello, ya no hay vuelta atrás. Así fue me pasó a mí, sólo lo decoloró mal y lo maltrató muchísimo.

¡S.O.S cabello!

He escuchado de casos de mujeres que decoloran su cabello y por hacerlo mal o decolorarlo en exceso, ¡su cabello termina chicloso! Literalmente se vuelve una goma de mascar y, ahí sí, el único remedio es cortarlo. Gracias a Dios, mi cabello no llegó a tanto, pero sí noté de inmediato cómo mis rizos se deshicieron, las puntas se abrieron más que nunca y se me caía más que de costumbre. Intenté varios tratamientos, pero lo único que funcionó fue aplicarle aceite de argán. El aceite de argán tiene propiedades nutritivas y reparadoras. Sirve para sanar las puntas a la vez que le da forma. Sus sustancias nutritivas penetran en los filamentos capilares, así que lo estimula para que siga con la producción de colágeno y queratina natural.

Cómo usar el aceite de argán

De todos los productos que existen en el mercado quizá el aceite de argán no sea el más económico, pero vale 100% la pena. Solo necesitas aplicarle unas gotas cada dos días o una vez a la semana, según el grado de daño que tenga tu cabellera. Aplica el aceite después de lavarte el cabello para que dure todo el día, o bien, antes de dormir y hazte unas trenzas para que penetre bien. Ahora, si tienes el cabello rizado, como yo, puedes peinarlo a diario aplicándole solo unas gotitas y esparciéndolas por todo el cabello. Y ojo, estoy hablando de cabello deshidratado y maltratado. Si tu cabello es graso ¡entonces no uses aceites! Eso sólo lo volverá más grasoso, mejor opta por mascarillas que nivelen la grasa de tu cuero cabelludo.

Cómo reparar cabello decolorado

Si también se te pasó la mano con la decoloración, la buena noticia es puedes reparar en casa la mayor parte del daño. Además del aceite de argán que ahora amo, hay otros cuidados que puedes darle a tu melena para que poco a poco vaya recuperando su fuerza:

  • No la laves diario. De hecho, estoy debería hacerse tengas o no el cabello decolorado. Los expertos no recomiendan lavar el cabello diario pues le quitas sus aceites naturales y esto lo deshidrata. Lávalo un día sí y uno no; si tu cabello resiste, cada tercer día.
  • Aplica un tratamiento que acondicione profundamente. Aquí es donde entra el aceite de argán. Tu cabello necesita que le des un boost de hidratación mínimo una vez a la semana. Puede ser con el aceite solo o alguna mascarilla que lo incluya y dejes reposar por mínimo 30 minutos.
  • Olvídate de la plancha y de la secadora. Lo mejor será que por un rato no estilices tu cabello con herramientas que de calor, ya que pueden causarle más daño. Espera mínimo unas dos semanas a que lo veas más sano y mientras ¡aplícale cremas y péinalo en trenzas o chonguitos lindos!

Este video te puede gustar