DIY: crea tu propia crema de almendras para tener la piel más suave

Las manos son una de las partes más importantes con las que nosotras mostramos nuestra belleza, pero también denota nuestra edad. Para que se mantengan en buen estado debes darles ciertos cuidados. La crema de almendras es una magnífica solución para tener unas manos y piel suave. Aprende a hacer tu propia crema con este fácil DIY.

Por qué debes usar crema de almendras

Cuando notas que tu piel está reseca y áspera, la crema de almendras es ideal para ti. Esta crema es magnífica, pues contiene muchos nutrientes que ayudan a darle lo necesario a tu piel. Contiene aceite de aguacate que es rico en proteínas y vitaminas A, B, D, H, K, P y E. Además de las vitaminas, nutre e hidrata la piel reduciendo las manchas solares. Por lo tanto es la crema ideal para pieles deshidratadas, agrietadas o descamadas. Su poder antioxidante o anti envejecimiento ayudará a que tu piel no se deteriore tan pronto.

Ingredientes:

  • 15 g de aceite de aguacate
  • 5 g de lecitina de soya
  • 15 g de aceite de almendras
  • 5 g de alcohol cetílico
  • 25 g de agua desmineralizada
  • 25 g de agua de hamamelis
  • 3 g de extracto de manzanilla
  • 4 g de extracto de caléndula
  • 3 g de esencia aromática de almendras
  • 1 g de benzoato de sodio
  • 1 bote de crema natural

Preparación:

.

  • Coloca los aceites de aguacate y almendras con el alcohol en una jarra térmica, menos la lecitina.
  • En otra jarra térmica coloca los ingredientes restantes. Mezcla los ingredientes con una varilla de vidrio o cuchara.
  • Introduce ambas jarras en un recipiente a baño María y coloca en cada una un termómetro para medir la temperatura de los líquidos.
  • Cuando estén a 70°C retira del fuego para comenzar la elaboración.
  • Bate el contenido de la jarra 1 y vierte suavemente el contenido de la jarra 2 sin dejar de batir. Bate unos minutos más para incorporar todos los ingredientes.
  • Vierte todos los ingredientes al tarro, ponle una etiqueta con la fecha de elaboración y guárdala en un lugar fresco y seco. Evita siempre que esté expuesta a la luz y el calor. Su duración aproximada es de cuatro meses.

Este video te puede gustar