Desodorante o antitranspirante, ¿sabes cuál es mejor?

En el mercado existen muchos productos para preservar tu belleza; sin embargo, a veces no sabes cuál es la mejor opción. Para evitar oler mal a causa de la sudoración existen el desodorante y antitranspirante. ¿Sabes para qué sirve cada uno y cuál es la mejor opción para evitar el mal olor?

¿Desodorante o antitranspirante?

La diferencia entre estos productos realmente es simple. El desodorante sirve para neutralizar el olor, evitando que lo emane tu cuerpo. El antitranspirante, además de neutralizar el olor, ayuda a reducir la sudoración.

¿Cómo funcionan?

  • Desodorante. Lleva agentes antimicrobianos que ayudan a controlar el crecimiento de las bacterias. Permite la transpiración, enmascarando el olor por medio del perfume; sin embargo, no evita la secreción de sudor. En pocas palabras, se suda pero no se huele mal.
  • Antitranspirante. Bloquea los conductos de las glándulas sudoríficas para regular la transpiración. Evita y controla el flujo del sudor, disimulando el olor corporal. Al tapar las terminales impide el sudor y mal olor, aunque las fórmulas no suelen contener fragancia. Para que funcione correctamente debes aplicarlo por la noche, cuando las glándulas sudoríparas están menos activas. Deja que seque por completo y nunca lo apliques en la piel lastimada por cortes o rozaduras.

Sus efectos

Los desodorantes deben conseguir menos de 20% de reducción en la producción de sudor, mientras que los antitranspirantes superan ese porcentaje. Además, los antitranspirantes son extra eficaces si eliminan más del 30% de la producción de sudoración. Los desodorantes duran únicamente de 8 a 12 horas, mientras que los antitranspirantes tienen efectividad entre 3 y 5 días.

¿Cuál debes elegir?

En caso de que no tengas problemas de sudoración excesiva, lo mejor es elegir el desodorante. En caso contrario, si tu problema de sudoración es mayor, el antitranspirante es la mejor opción. De esta manera evitarás la humedad.

Formatos

Existen varias presentaciones que se adaptan a cada necesidad.

  • Spray. Permite vaporizar el producto en todo el cuerpo y la ropa. Es de fácil uso y transmite sensación de frescura.
  • Roll-on. La terminal en forma de bola deslizante humecta la zona con una emulsión de secado rápido.
  • Stick. Su barra compacta deja pasar una fina película de producto que se encarga de la función.
  • Crema. Tiene la textura ideal para una piel sensible que no permite el componente alcohólico.

¡La elección dependerá de tus necesidades!

Este video te puede gustar