Deja de verte hinchada con esta práctica guía

A nadie le gusta amanecer como pez globo, hinchada de todos lados. ¿Has intentado de todo y aún así despiertas hinchada? ¡Es horrible! No te cierran tus jeans, sientes que pesas 10 kilos extra y ni los zapatos te entran. Tal vez sea por tus hábitos diarios. No hay mejor remedio para combatir la hinchazón que nuestra rutina diaria. Así que sigue esta práctica guía y deja de verte hinchada.

Agua, agua y más agua

Lo hemos repetido muchas veces, pero tomar la cantidad de agua que necesitas ofrece múltiples beneficios. El agua es la gasolina que el cuerpo necesita. Y cuando de hinchazón se trata, no es la excepción. Si le das a tu cuerpo el agua suficiente, este eliminará las toxinas que no necesita. Estas toxinas son las responsables de la hinchazón y de aspectos como el mal aliento.  Así que ya sabes, si todavía no lo haces, es momento de beber mínimo 2 litros de agua al día. 

¡Adiós refrescos y bebidas gaseosas!

Estas son la causa principal de hinchazón debido a sus burbujas. Si quieres deshacerte por fin de esa cara de pez globo, mejor opta por bebidas como el té verde, manzanilla o agua de jamaica. Estas eliminan gases, aceleran el metabolismo y drenan el organismo, así que te ayudarán a eliminar toxinas y adiós hinchazón.

Comer verde 

No significa que tengas que comer solo lechuga todo el día, pero sí incluir suficientes vegetales verdes como apio, limón, espárragos, pepinos, espinaca y kale. Y otras frutas ricas en fibra como la piña. Además, tu alimentación estará balanceada, porque estos alimentos tienen propiedades diuréticas y depurativas, y facilitan la digestión. Así que olvídate de la retención de líquidos y, por lo tanto, deja de verte hinchada.

Respirar correctamente 

Parece que no importa, pero ser consciente de tu respiración es súper benéfico. Cuando no respiras bien, tomas aire por la boca y esto contribuye a la hinchazón. Además, respirar correctamente ayuda a reducir el estrés y nerviosismo. El yoga es una disciplina que te ayudará a mejorar tu respiración. O, por lo menos, medita 10 minutos al día y verás la diferencia.

Este video te puede gustar