Cuchara oriental, ¿qué beneficios tiene para tu piel?

Si algo nos caracteriza a las mujeres es el hecho de que siempre buscamos cuidar nuestra belleza. Para lograrlo recurrimos a toda clase de tratamientos. A veces, incluso, decidimos usar los más alocados con tal de cuidar y preservarnos hermosas. La cuchara oriental parece ser uno de los mejores aliados de los últimos tiempos.

¿Cómo usar la cuchara oriental?

Es la típica cuchara que se usa para comer tallarín en los restaurantes chinos o japoneses. La mejor opción para tu rutina es la que está hecha de cerámica o plástico. Las de metal no son recomendables porque son agresivas con el tejido de la piel. Consíguela en locales de comida oriental o donde venden productos de aquella región. Lo mejor del método de la cuchara oriental es que ayuda a mantener en su lugar el óvalo facial.

¿Qué es el óvalo facial?

En pocas palabras, es el contorno de la cara. Con los años este se desdibuja, el mentón se nota poco definido; los pómulos, caídos y la frente, arrugada. La cuchara oriental drena la piel, el sistema linfático libera de toxinas el cutis y hay mejor circulación. También facilita la eliminación de líquido saturado y grasa. Le da un nuevo aspecto luminoso.

Masaje facial con cuchara oriental

Antes de hacer el masaje se recomienda aplicar crema humectante o aceite facial. Lo anterior lubrica la piel para que al arrastrar la cuchara no genere fricción en la misma. NOTA: no te espantes si tu cara se pone roja, es señal de que la circulación mejora en tu piel. Eso sí, nada de dolor o ardor. Debe haber presión para que funcione el masaje, pero sin que duela.

Para arrugas de la frente

Arrastra la parte interior de la cuchara desde el nacimiento de las cejas (punto A) hasta el nacimiento del cabello (punto B) con movimientos verticales. Hazlo también en zigzag para abarcar toda el área de la frente. Con esto se difuminan las líneas de expresión y se estimulan los músculos de la zona.

Levanta los pómulos

1.Haz movimientos de la aleta de la nariz hacia la oreja, 10 veces de cada lado.

2. Otro movimiento para levantar los pómulos es partir de la barbilla levantando la cuchara hasta la oreja, pasando por las mejillas.

Párpados

Ten cuidado. Es una zona delicada y debes hacer el masaje con suavidad. Parte de la esquina interior del párpado hacia afuera con movimientos circulares. Con esto te olvidarás de los ojos hinchados.

Bolsas de los ojos

Este masaje combate las bolsas de los ojos liberando el líquido retenido ahí. Previamente aplica un poco de aceite para no lastimar la zona. Usa el mango de la cuchara, empieza en la esquina interior del ojo, pasa por todo el contorno y llega a la sien.

Papada

Debes partir de la clavícula con movimientos ascendentes y verticales, pasando por la papada hasta la barbilla. El masaje levanta el cuello, elimina la papada y define el mentón.

Es increíble lo que puede hacer una cuchara, ¿no crees?

Este video te puede gustar