Cuchara o enchinador para rizar tus pestañas: ¿qué es mejor?

A todas nos encanta tener una mirada de impacto con unas pestañas muy largas y definidas. Sin embargo, es algo que con unas cuantas capas de rímel no podrías lograr. Rizar tus pestañas te dará todo el volumen que necesitas para una mirada de 10. La pregunta es ¿con cuchara o enchinador? Bueno, te comparto algunos detalles y beneficios de ambas herramientas para rizar tus pestañas.

Con cuchara

Uno de los trucos más antiguos, conocido como el de las abuelitas, para rizar tus pestañas. La cuchara le da un efecto más natural a tus pestañas pues se ven totalmente curvas. A diferencia del rizador que deja una curva un poco quebradiza. Lo primero que debes saber sobre rizar tus pestañas con la cuchara, es que debes aplicar fuerza y presión. Pon tu dedo pulgar debajo de las pestañas y la cuchara del otro lado convexo a los ojos. El otro lado debe estar hundido y cóncavo hacia afuera. Es importante que hagas fricción entre la cuchara y tu dedo para que puedas levantarlas y así tomen una forma curva. Mientras más pegada lo hagas a la raíz, el resultado será mucho mejor. Tal vez te cueste un poco al principio porque requiere práctica, pero ten paciencia. También te recomiendo ver tutoriales, así aprenderás más rápido. Conoce los demás beneficios:

  • No pellizcas tus párpados, ya que tu eres quien aplica la fuerza.
  • Tienes más accesibilidad en las pestañas de las esquinas.
  • Hasta las pestañas más gruesas ceden a enchinarse.

Con rizador

El enchinador es una forma más práctica de rizar tus pestañas, además de que es más rápido. Con solo tres presiones obtienes el volumen que necesitas. Eso sí, procura siempre cambiar las gomas cuando estén muy sucias y gastadas. De no hacerlo, podrías quebrar tus pestañas o dañarlas. También evita rizarlas después de haber aplicado el rímel, ya que las hará más sensibles. En fin, estos son sus increíbles beneficios, así que ya puedes elegir tu mejor opción.

  • Lo puedes llevar contigo a donde sea porque es muy práctico.
  • Mil veces más rápido que la cuchara, y no necesitas mucha paciencia.

Este video te puede gustar