Crioterapia: el mejor tratamiento heredado por nuestros ancestros

Para las mujeres, los tratamientos de belleza son muy importantes. Hay diferentes opciones entre las que puedes elegir. Una de las novedades en cuanto a tratamientos es la crioterapia. Gracias a los resultados que promete es una de las opciones preferidas entre los artistas y deportistas.

Antecedentes

El hielo ha sido usado por mucho tiempo como tratamiento médico. También tiene uso terapéutico, por lo que hasta la fecha se usa para aliviar golpes o hinchazón. El hielo también ha sido usado como anestesia local. Resulta el mejor aliado contra los esguinces, luxaciones, contracturas, desgarros musculares, espasmos e inflamación. La crioterapia se desarrolló en en Japón, con la finalidad de ayudar a las personas. Se usa frío generado por una nube de vapor de nitrógeno a -180° C de uno a tres minutos. Cuando el cerebro recibe el golpe de frío, el hipotálamo libera sustancias en el organismo. Aumenta el flujo y la producción de enzimas catalizadoras. En pocas palabras: se generan muchos estímulos que ayudan a proteger el organismo.

Buen tratamiento

Muchas personas recurren a este tratamiento para perder grasa en zonas específicas. También ayuda a aliviar enfermedades crónicas de la piel, como dermatitis, complejo seborréico, psoriasis, eczema y otros. Esto es posible gracias al aumento del flujo sanguíneo que genera una gran cantidad de oxígeno en el cuerpo. Si tienes problema de insomnio o migraña, también funciona. En caso de buscar mejor circulación sanguínea, reducir inflamación o disminuir la ansiedad y el estrés, es una buena alternativa terapéutica.

Pérdida de peso

Si pretendes perder peso, la crioterapia funciona perfecto para reducir la hinchazón en el abdomen. También da resultado si quieres desvanecer el aspecto de la celulitis en la piel, tonificar tejidos y evitar flacidez. Para que obtengas mejores resultados es importante que lleves un estilo de vida saludable. Como nota importante, la crioterapia no puede ser usada por pacientes con enfermedades cardiovasculares, insuficiencia arterial o cáncer. No olvides que siempre es importante consultar primero al médico.

Este video te puede gustar