Todo lo que debes saber sobre las cremas reductoras

Las cremas reductoras pueden sonar como el producto que todas necesitamos. Prometen reducir celulitis, mejorar el contorno de nuestro cuerpo y reafirmar la piel. Parece una crema milagrosa… y en cierto sentido lo es; pero mejor sigue leyendo para saber todo acerca de las cremas reductoras y cómo pueden ayudarte.

Todo es culpa de los adipocitos

Los adipocitos son las células encargadas de almacenar grasa corporal como reserva para épocas de carencia. Al ir acumulando este peso se llenan y dilatan lo que ensancha nuestra figura. Para reducir el tamaño de los adipocitos, la dieta el ejercicio son cruciales. Sin embargo, una crema reductora también puede ayudar a mejorar la calidad y textura de la piel al impedir su deshidratación. No obstante, si la grasa está concentrada en las capas profundas de la piel, es complicado llegar hasta ella.

Cómo funciona una crema reductora

Todas las cremas anticelulíticas, reductoras y reafirmantes basan su eficacia en dos puntos. El primero, que logran dilatar los vasos sanguíneos. El segundo, que favorecen el drenaje y la lipólisis. Es decir, que “sacan” de los adipocitos las grasas almacenadas. Para ello, sus fórmulas deben contener activos que penetren en la piel y sean capaces de “aniquilar” la grasa. Uno de ellos, el más probado y científicamente demostrado, es la cafeína. Sin duda, a más concentración de cafeína, mayor posibilidad de éxito.

El ejercicio es crucial

Si aplicamos la crema, masajeamos como nos indican la etiqueta, seguimos las recomendaciones de aplicación y, luego nos sentamos en el sofá… no conseguiremos nada. La grasa que haya salido de los adipocitos se reinstalará de nuevo y no verás resultados. Para garantizar el efecto, lo ideal es aplicarlos justo antes de una sesión de ejercicio o actividad física (caminar, trabajar). Así, las grasas tienen un canal más rápido para su evacuación.

Lo que debes tener en cuenta

Para tener resultados favorables y rápidos combina las cremas reductoras con ejercicio, una dieta sana y mucha agua. Como con cualquier tratamiento es importante la constancia. No esperes ver resultados de inmediato, tomará unas tres semanas pero los verás y te alegrará haber puesto empeño.

Este video te puede gustar