Cosas curiosas que nos pasan a las chicas con melena XXL

A mí nadie me advirtió que tener una melena XXL iba a ser tanto lío. He dejado crecer mi melena por casi dos años y puedo decirte que el sacrificio ha valido la pena. Sin embargo, hay un par de cosas que nunca me van a dejar de dar risa.

Dormir con una melena XXL

Cuando me embarqué en esta aventura estaba soltera, así que jamás pensé en cómo sería dormir con una melena XXL teniendo pareja. Aunque a mi novio le encanta mi cabello largo, a la hora de dormir suele enredarse en él. Antes de dormir procuro mandar toda mi melena hacia arriba de la almohada o amarrarla en una trenza. Sin embargo, muchas veces le pegué a mi novio con el cabello cuando lo echaba hacia atrás. Él ya se acostumbró… o al menos eso dice.

El lavado y secado

Claramente sabía que lavar y secar mi melena iba a ser un tanto más complejo, además de tener el cabello largo, tengo mucho. El volumen que se crea cuando tienes una melena XXL con mucho cabello es impresionante. A veces siento que me despierto siendo un león. En los malos días de cabello suelo ver mi cabellera con desesperación. Sin embargo, con un par de tratamientos hidratantes he logrado mantenerla a raya.

Se te revientan las ligas

Adiós a las coletas sencillas que usaba cuando tenía una melena mediana. Ahora, mis coletas se mueven mientras camino. En realidad nunca había tenido la melena así de larga. Al menos no en muchos años, así que sigue causándome conflicto que al pasear por la calle mi cabello se mueve como la melena de Rapunzel. Además, cualquier liga o pinza ahora me dura tan solo una o dos semanas.

De repente, todos quieren tocar mi cabello

No sé si esto les pase a ustedes o solo a mí. Sin embargo, desde que dejé crecer mi melena, hay muchas personas que buscan la forma de tocarla. Mi novio es el primero, no puede evitarlo. Simplemente lo agarran y de cuando en cuando me siento como uno de esos perritos afganos que te ven con inseguridad. Ahora sé que si alguien quisiera jugarme una broma, bastaría con jalar de mi colita de caballo para tirarme al piso.

Me he convertido en una obsesiva

Me he obsesionado con los cepillos limpios, los shampoos que mejor le caen a mi cabello, de las mascarillas y acondicionadores. Últimamente mis gastos en línea han sido únicamente para proveerme de productos de belleza. Empezando por mascarillas para mi melena y siguiendo por cremas y cositas para mi piel. ¿Quién lo iba a decir? Hace unos años usaba solo un shampoo hidratante y ahora tengo todo un cajón dedicado a aceites y tratamientos para mi cabellera.

Tengo que bañarme con agua fría

No ha sido mi cambio favorito, pero he comprobado que lavar la melena con agua tibia o caliente, la cual adoro, le hace un daño impresionante. Aún los domingos cuando me doy el lujo de bañarme con agua tibia, puedo notar el cambio de textura en mi melena XXL.

Tener una melena XXL lleva consigo un montón de cambios en tu día a día. De repente cepillar tu melena por las noches se convierte en todo un ritual. Así como acomodarla para dormir, para secarla o lavarla. Por ahí dicen que la belleza cuesta y solo puedo decir que en cuando a una melena XXL tienen toda la razón.

Este video te puede gustar