Consecuencias de la bichectomía

Seguro ya has escuchado sobre la bichectomía, una cirugía con la que se reduce el tamaño de las mejillas. Las mujeres recurren más a ella debido a que no les gusta que sus rostros se vean rellenitos por causa de los cachetes. Parece la mejor solución al problema, pero, a la larga, en vez de una bendición se convierte en lo contrario.

Preferida entre las famosas

Seguro has notado que el rostro de Belinda ha cambiado. Se ve más bonita y su cara es más afilada, pero eso lo ha conseguido gracias a la cirugía. La bichectomía consiste en extraer las bolas o glándulas de Bichat por medio de una intervención quirúrica. La cirugía es considerada de bajo riesgo, pues sólo se retira una pequeña “bolsita” de grasa ubicada en cada mejilla, debajo de los pómulos. Conforme vas creciendo, seguro has notado que te ves más cachetona, pues las bolsas van aumentando de volumen.

¿Qué pasa con la bichectomía?

A pesar de ser una cirugía de bajo riesgo, es preciso acudir con un especialista para llevarla a cabo. De lo contrario el resultado podría ser deficiente. El especialista debe darte una asesoría sobre el procedimiento y dejarte en claro que a pesar de que te hará lucir linda por un tiempo, luego las cosas cambian. Conforme envejeces la piel podría sufrir efectos negativos. Una vez que sepas eso, tendrás la última palabra para saber si recurres o no a la cirugía. De acuerdo a los médicos, puede haber envejecimiento prematuro o esqueletonización facial; es decir, la cara toma un aspecto cadavérico.

Lo más importante es que acudas con los expertos para que resuelvan todas tus dudas. De no hacerlo, no estarás consciente de las consecuencias que podrías tener a la larga y pensaría que el procedimiento fue fallido. Piensa bien las cosas antes de hacerlas solo porque están de moda.

Este video te puede gustar