Cómo terminar con un mal hábito de belleza

Nos guste o no, todas podemos estar haciendo algo mal en cuanto a nuestra rutina de belleza. Si quieres evitar un mal hábito de belleza, hay ciertas cosas que debes considerar. Es más sencillo de lo que imaginas.

Hábitos que pueden convertirse en algo dañino

En más de una ocasión hemos hecho algo que repercute de manera negativa en nuestra belleza. Lo más común es hacerlo al irnos a dormir. Si no nos quitamos el maquillaje, parece que no pasa nada. Hacer esto de manera frecuente implica que la piel se va tapando y los poros dejan de respirar. Si no retiras el maquillaje de las pestañas, se vuelven quebradizas. Por muy cansada que estés, sacrifica un poco de tu sueño y retira el exceso de maquillaje de tu piel. A la larga lo agradecerás.

Deja de lado un mal hábito de belleza

  • Bombear el rímel. Seguro has metido y sacado muchas veces el cepillo del rímel con la idea de que al hacer esto, se cubrirá de más producto. Por desgracia es lo contrario. Al hacerlo arruinas tu rímel porque le entra aire y el producto se seca. Las bacterias también pueden entrar y por ende causar problema en tus ojos.
  • Exfoliar de manera frecuente. Usamos exfoliante para eliminar las células muertas de la piel. Exagerar al exfoliarte puede irritar tu piel, causar algún problema y quitar los aceites naturales que produce el organismo para mantenerla en óptimas condiciones.
  • Usar la base de maquillaje como única protección para tu piel. El factor de protección es más bajo en esos productos, por lo que requieres un protector solar extra.
  • Lavarte el cabello a diario. Hay quienes creen que para tener limpio su cabello, deben lavarlo todos los días. Lo malo es que, lavar el cabello tan seguido sólo hace que los aceites naturales del cuero cabelludo se eliminen y eso le resta brillo y manejabilidad a tu melena.

Este video te puede gustar